Théroigne de Méricourt, la furia de una revolucionaria

La revolucionaria francesa protagoniza el nuevo libro de La Felguera.

Théroigne de Méricourt: La Furia (La Felguera Ediciones, 2015). Cubierta de Mario Rivière

Théroigne de Méricourt: La Furia (La Felguera Editores, 2015). Cubierta de Mario Rivière

La Felguera Editores acaba de publicar La furia. Proclamas y manifiestos de una revolucionaria caníbal, un libro que reúne artículos sobre Théroigne de Méricourt y textos escritos por ella misma.

Cuentan que el 14 de julio de 1789 en París un grupo de mujeres se presentó frente a La Bastilla dispuestas a tomarla codo a codo con los hombres. Iban encabezadas por una hermosa joven, alta y morena, vestida de rojo, que empuñaba una espada. Posiblemente la leyenda de Théroigne de Méricourt nació ese día.

Anne-Josèphe Terwagne nació en Marcourt, Lieja, Flandes (entonces perteneciente a Austria), el 13 de agosto de 1762, en el seno de una familia de granjeros acomodados. Tuvo una buena educación y aprendió música y literatura. Seducida y abandonada por un alemán, dejó a su familia para irse a vivir a Inglaterra, adoptando el nombre de Lambertine. La leyenda negra que a su alrededor crearon sus enemigos nos la presenta ejerciendo la prostitución en Londres, lo que probablemente no es cierto.

En plena revolución reaparece en París con el nombre de Théroigne de Méricourt. Está presente en la toma de la Bastilla y encabeza la marcha sobre Versalles del 6 de octubre de 1789. Ese levantamiento se inició cuando un grupo de mujeres, que protestaba en el mercado contra el alto precio y la escasez de pan y otros alimentos básicos, comenzó a marchar hacia el palacio. A ellas se unieron hombres y más mujeres, hasta formar una columna de miles de personas armadas que, bajo el redoble de tambores y el tañido de las campanas de las iglesias, se dirigió a Versalles. El gobierno envió tropas para reprimir a las masas, pero los soldados se negaron a hacerlo y escoltaron a la multitud hasta el palacio, donde el rey Luis XVI y a su esposa María Antonieta fueron obligados a regresar a París.

Théroigne de Méricourt: Retrato atribuido a Vestier

Théroigne de Méricourt: Retrato atribuido a Vestier

Un año más tarde, debido a problemas económicos, Théroigne vuelve a su país natal. Allí es arrestada por las autoridades austriacas que la acusan de intentar asesinar a la reina María Antonieta, pero ella misma recurre al emperador Leopoldo II, a la sazón padre de la reina de Francia, y consigue ser puesta en libertad por falta de pruebas.

En 1792 la encontramos de nuevo en París, trabajando por la revolución junto a los jacobinos, que eran partidarios del empleo de la violencia, actitud muy criticada por los revolucionarios más conservadores. Théroigne pretende poner en pie un “batallón de amazonas”. Recluta mujeres en los barrios bajos y las entrena en el manejo de las armas y en la lucha cuerpo a cuerpo.

Mujer soldado en la marcha a Versalles de octubre de 1789

Mujer soldado en la marcha a Versalles de octubre de 1789

El 10 de agosto es de las primeras en entrar en el palacio de las Tullerías, de nuevo al frente de un numeroso grupo de mujeres. Este levantamiento popular logró la suspensión de las funciones constitucionales del rey. Poco después se proclamaría la Primera República Francesa.

El inicio de la denominada Época del Terror la alejó de los ideales que había defendido hasta entonces. Comenzó a criticar las excesivas matanzas de los jacobinos, e incluso llegó a impedir una dirigida contra los girondinos. En esta época se había granjeado ya la enemistad de muchos, por su ansia de libertad, su afán revolucionario y su feminismo.

En mayo de 1793, mientras pasea sola por los jardines de las Tullerías, es rodeada por un grupo de exaltadas jacobinas que la acusan de apoyar a los girondinos, la desnudan y la azotan durante varias horas, hasta que la intervención de Marat acaba con el suplicio. Pero Théroigne ya no volverá a ser la misma. Ha enloquecido. Comienza a andar desnuda y a echarse encima baldes de agua helada. Ve fantasmas. La internan en el Hospital de la Salpétriére de París.

Théroigne de Méricourt por Auguste Raffet (1841)

Théroigne de Méricourt por Auguste Raffet (1841)

Posiblemente su locura la salvó de la guillotina, aunque tal vez ésta habría sido preferible. Permaneció encerrada los restantes veinticuatro años de su vida. Murió el 9 de junio de 1817 sin haber recuperado la razón.

Sobre Théroigne de Méricourt pesa una leyenda negra creada por sus numerosos enemigos: prostituta, viciosa, asesina… ¡y hasta caníbal! Probablemente nada de eso es cierto. O sí. En cualquier caso, es alguien digno de figurar en nuestra galería de mujeres singulares.

Théroigne es mencionada por Baudelaire en Las flores del mal:

Avez-vous vu Théroigne, amante du carnage,
Excitant à l’assaut un peuple sans souliers,
La joue et l’œil en feu, jouant son personnage,
Et montant, sabre au poing, les royaux escaliers?

También existe la creencia de que la figura femenina del cuadro La Libertad guiando al pueblo está inspirada en ella, creencia bien fundada ya que Delacroix y Baudelaire eran grandes amigos.

Théroigne de Méricourt guiando al pueblo.

Théroigne de Méricourt guiando al pueblo.

El libro de La Felguera Editores se abre con un texto de Jules Michelet tomado de Les Femmes de la Révolution (1855), que hace las veces de prólogo.

Donovan A. Hernández Castellanos aborda la figura de Théroigne en relación con el feminismo y la compara con otra conocida feminista de la época, Olympe de Gouges.

Nicole Regnier dedica su artículo a la estancia de nuestra heroína en el psiquiátrico hasta sus últimos días y cómo sus enemigos aprovecharon su estado mental para difamarla.

Otros textos son Théroigne según Esquirol, Théroigne según Lamartine y una carta de Joseph Chalier.

Finalmente, se incluyen dos discursos de Théroigne de Méricourt y una pieza de dudosa autoría titulada Catecismo libertino.

Por lo demás, el libro cuenta con la impecable edición a que La Felguera nos tiene acostumbrados, con un precioso dibujo de Mario Rivière en la portada y la cuidadosa selección de las ilustraciones interiores.

Publicado en: Historia, Libros, Mujeres singulares Etiquetado con: , , ,

Lo que dicen los dioses

Novela de Alberto Ávila Salazar.

Alberto Ávila Salazar: Lo que dicen los dioses

Lo que dicen los dioses (Ediciones Versátil, 2015)

Si la primera novela de Alberto Ávila Salazar fue Todo lo que se ve, esta segunda se sitúa ‘más allá de lo que se ve’, pues estamos ante una obra en la que los muertos tienen tanto protagonismo como los vivos y los fantasmas deambulan por sus páginas de la manera más natural. Bajo la apariencia de una novela policíaca, nos cuenta la historia de unas personas cuyas vidas se ven profundamente transformadas al entrar en contacto con otros niveles de existencia.

Lo que dicen los dioses (Ediciones Versátil, 2015) parte de unos terribles crímenes cometidos en Madrid hacia 1945 por un carnicero que asesinó y descuartizó a cinco niñas y acto seguido se fugó a América. Una década después, en 1954, la medium Serena Conti revela al comisario Roberto Iríbar la presencia, en la carnicería abandonada, de los espíritus de las cinco víctimas. Contactar con ellas puede ser de gran ayuda para investigar el delito. Sin embargo, tanto el policía como la medium se verán involucrados en el asunto mucho más de lo que pensaban, pues el objetivo ya no será solo resolver el crimen sino tratar de que los espíritus de Soledad, María Antonia, Dolores, Manuela y Cristina no se conviertan para siempre en almas en pena. Muchos años más tarde, en 1975, la joven periodista Mariana Salguero comienza a investigar el caso, y según profundiza en él, su vida, lo mismo que años antes les sucediera a Iríbar y Serena, se verá completamente transformada.

La novela se mueve entre diferentes niveles de existencia, el de los dioses, el de los fantasmas y el de los humanos, niveles que, como explicara el filósofo e historiador Mircea Eliade, tienen ejes que los comunican, de forma que los dioses pueden irrumpir en nuestro mundo o nosotros penetrar en el de los fantasmas. La carnicería escenario de los crímenes, el piso de Serena Conti en la calle Lagasca, el templo de Debod (cómo no) y otros lugares de Madrid descubiertos por Roberto Iríbar actúan como ejes o pasadizos que permiten a los personajes circular entre los distintos niveles. De esos ejes, la estatua de la Cibeles se nos presenta como el verdadero ‘axis mundi’ alrededor del cual se extiende un Madrid insólito, que oculta bajo sus aceras y edificios mundos invisibles solo al alcance de los iniciados.

“Conocemos la ciudad transitable y solar, hecha a la medida de los humanos. Pero hay una ciudad nocturna y escondida que es infinitamente más grande. La ciudad que se agazapa en las alcantarillas, en los huecos de los ascensores, en los edificios abandonados, en el interior de las tuberías, en las isletas de tráfico que los peatones no pueden pisar… Todo está lleno de lugares inhabitables y sutiles. Los hombres construyen las ciudades, pero al hacerlas hacen un refugio para otros seres a los que les tienen que pagar tributo. Algunos de esos seres están dentro de nosotros, pero otros no.”

Alberto Ávila Salazar: Lo que dicen los dioses

La Cibeles… y algo más.

La narración no sigue una secuencia temporal lineal, sino que el autor va trenzando magistralmente episodios acontecidos en las distintas épocas, alternando las historias de los personajes y profundizando en las relaciones entre ellos: la extraña relación profesional entre Serena e Iríbar, el policía ateo y escéptico que no tiene más remedio que admitir que los fantasmas existen y que la mujer habla con ellos; la de la medium con las cinco niñas -traviesas ellas porque aunque fantasmas siguen siendo niñas- que llaman ‘mamá’ a la única persona que puede verlas a voluntad; la de Iríbar y Mariana, relación esta entre iniciado y aprendiz de bruja, que recuerda mucho a Castaneda y su maestro don Juan. Paralelamente nos cuenta la miserable y solitaria vida en el exilio del abyecto asesino.

El gran mérito del autor ha sido crear una trama que une estos múltiples hilos sin dejar escapar una hebra y narrar de forma sencilla una historia compleja. Gracias a un estilo depuradísimo, en solo doscientas páginas asistimos a la transformación vital de varios seres, humanos o no, con el tema de fondo de la eterna lucha entre el bien y el mal.

Lo que dicen los dioses es una de las mejores novelas de los últimos años, una de esas novelas que no deja indiferente al lector. Y, especialmente, si el lector es madrileño, no podrá volver a mirar a la Cibeles como hasta ahora.

Publicado en: Libros, Literatura y lenguaje, Madrid Etiquetado con: , , , , ,

Mr Mead

Inquietantes animales vestidos de personas.

Mr Mead: Mind candy. Pluma y tinta en papel.

Mind candy. Pluma y tinta en papel.

Conozco personas traumatizadas por las películas de Disney que vieron de niños, con esos animales humanizados, algunos de los cuales causan más miedo que simpatía. En el caso del artista británico conocido como Mr Mead su terror por las bestias disfrazadas de seres humanos procede de sus recuerdos de la película de 1976 del ballet de Reginald Mills Los cuentos de Beatrix Potter, que se vio obligado a ver de niño.

Para superar su miedo se dedica a dibujar oscuros e inquietantes personajes que tienen parte de animal, parte de humano y parte de máquina. Reconoce estar influido por ilustradores como Shaun Tan, Edward Gorey y Remi Wyart.

Con estas palabras explica su preferencia por este estilo surrealista:

“No veo ninguna verdadera necesidad para el realismo, el mundo está a tu alrededor, por lo que dibujar la vida me parece aburrido, lo que flota alrededor del cerebro es mucho más interesante.”

Mr Mead: Wotsits first light. Pluma y tinta sobre tablero.

Wotsits first light. Pluma y tinta sobre tablero.

Mr Mead: Babys eyes. Pluma y tinta en papel.

Babys eyes. Pluma y tinta en papel.

Es consciente de que algunos encuentran su obra aterradora y otros graciosa.

Trabaja en un pequeño ático sin ventanas en Bristol y utiliza una técnica de dibujo tradicional con estilógrafo fino, plumilla, marcador y tinta.

Sitio web: Mr Mead

Publicado en: Pintura Etiquetado con: , , ,

Las piedras mandala de Elspeth McLean

La artista australiana denomina a su estilo ‘dotillism’.

Elspeth McLean: Piedra mandala

Piedra mandala

La australiana Elspeth McLean denomina su estilo artístico ‘dotillism’, algo así como ‘puntismo’ (en castellano la palabra puntillismo ya está inventada para otro estilo). Realiza acrílicos coloristas a base de puntos, que combina en complicados diseños. Ha expuesto su obra en Australia, Nueva Zelanda y Canadá.

Según dice, a través de su obra explora el mundo alrededor: la naturaleza, las estaciones, los animales que se cruzan en su camino. Viaja a menudo y los nuevos paisajes que descubre se convierten en objeto de su arte. También tiene mucho interés en el cosmos, la mitología y el arte antiguo y tradicional. Para Elspeth pintar puntos es una experiencia meditativa. Cree en las influencias curativas del arte y el color. A través de sus diseños espera conectar a la gente con su niño interior y llevar algo de alegría a sus vidas.

“La pintura es mi manera de encontrar mi “lugar feliz” y el color es una forma de expresar y celebrar los colores de mi alma. Mediante el uso de colores brillantes y vivos y un intrincado estilo de trabajo con puntos, la obra que creo se convierte en una expresión directa de mi experiencia en la vida. Tiendo a centrarme en los aspectos más edificantes y bellos de este mundo, porque creo que ya hay suficiente oscuridad. Esta forma de pensar me ayuda a mantenerme alerta, viviendo cada momento y trato de ver el aspecto positivo en cualquier situación.”

Elspeth McLean: Kauai, Hawaii Sunset

Kauai, Hawaii Sunset

Elspeth McLean: Great Wave

Great Wave

Elspeth McLean: Piedras mandala

Piedras mandala

Sus últimos trabajos los realiza sobre pequeñas piedras redondas, que pinta siguiendo los mismos esquemas de punto. Los llama piedras mandala, porque su diseño recuerda ese símbolo de arte y meditación oriental, el mandala. Cada piedra es única y ha tenido tanto éxito en su venta por internet, que no da abasto para satisfacer la demanda.

Sitio web: Elspeth McLean.

Publicado en: Pintura Etiquetado con: , , , ,

Síguenos en…

Entradas recientes

Mis libros

Descarga este libro gratis en PDF
Lo que cuentan sus ojos
Finalista I Premio
Río Manzanares de Novela

Buscador

Categorias

Archivos

Autor y contacto

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE