Meditación budista y neurociencia

Domingo, 16 enero, 2005


¿Puede la meditación alterar la mente humana?

Buda creando nuevas conexiones neuronales

Tomando como punto de partida el artículo titulado Cerebro budista, publicado ayer en el diario El Mundo, he buscado información en la red acerca de las investigaciones que los científicos han venido realizando sobre la forma en que la meditación practicada por los monjes budistas puede alterar la mente humana. No estoy capacitado para pronunciarme sobre la seriedad y el alcance de todo esto. Me parece algo curioso y me limito a cortar y pegar lo que he encontrado.

Cerebro budista

Por América Valenzuela (El Mundo, 15/01/05):

“La meditación y la disciplina mental pueden cambiar el modo de trabajar del cerebro. A los monjes budistas la meditación les permite alcanzar niveles de consciencia inusuales gracias a la creación de conexiones neuronales que no existen en los individuos que no suelen realizan prácticas contemplativas.

Así lo han comprobado los investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison (EE UU) que desde 1992 llevan a cabo un estudio en colaboración con el actual Dalai Lama y otros monjes budistas muy experimentados en el arte de la meditación.

Los últimos resultados de este estudio, liderado por los neurocientíficos Antoine Lutz y Richard Davidson, han sido publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Hasta ahora fenómenos como la paz interior y la serenidad adquiridos a través de la meditación se interpretaban recurriendo a fuerzas metafísicas. Hoy, gracias a este estudio, los efectos de estas prácticas se han traducido al lenguaje científico”

Para saber qué es la neurociencia: Sociedad española de neurociencia

Budismo y neurociencia

Artículo de Jesús García Herrera para Acento

“La colaboración entre Budistas y neurocientíficos ha producido la información más reciente, hasta la fecha, en el estudio de las emociones. Los Budistas fomentan la meditación de los estados mentales virtuosos que se dice promueven el bienestar tales como la compasión, la alegría, la bondad, la benevolencia y la amabilidad. Este es un abordaje radicalmente diferente de la sicología occidental, la cual se enfoca principalmente sobre los estados mentales negativos, como son el coraje, el miedo, o la depresión. Un número creciente de psicólogos occidentales están investigando el potencial del entrenamiento en la meditación Budista para cambiar el cerebro a estados emocionales positivos.”

The Monk in the Lab

Artículo de Tenzin Gyatso (XIV Dalai Lama) para The New York Times:

“It may seem odd that a religious leader is so involved with science, but Buddhist teachings stress the importance of understanding reality, and so we should pay attention to what scientists have learned about our world through experimentation and measurement.

Similarly, Buddhists have a 2,500-year history of investigating the workings of the mind. Over the millenniums, many practitioners have carried out what we might call “experiments” in how to overcome our tendencies toward destructive emotions.

I have been encouraging scientists to examine advanced Tibetan spiritual practitioners, to see what benefits these practices might have for others, outside the religious context. The goal here is to increase our understanding of the world of the mind, of consciousness, and of our emotions.”
Leer artículo completo

Actualización: en el primer comentario de este post está la traducción completa de este artículo del Dalai. Gracias.

Long-term meditators self-induce high-amplitude gamma synchrony during mental practice

Por si alguien se siente capacitado para profundizar seriamente en el tema, enlazo el artículo a cargo de Antoine Lutz, Lawrence L. Greischar, Nancy B. Rawlings, Matthieu Ricard y Richard J. Davidson, publicado en la revista PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences), a que se hace referencia en el artículo de El Mundo (para mí es demasiado): Long-term meditators self-induce high-amplitude gamma synchrony during mental practice.


Categoria: Asia y Oriente, Ciencia y técnica

Tags: , ,

« « Anterior
Siguiente » »


15 comentarios a Meditación budista y neurociencia

  1. Anonymous on Lunes, 29 agosto, 2005 at 20:12

    Traducción del artículo del Dalai Lama “El monje en el laboratorio”, publicada en El Mundo

    A mi entender, existen en la práctica fórmulas para que todos nosotros, cada uno en la esfera individual, modifiquemos nuestros impulsos peligrosos, los impulsos que colectivamente pueden conducir a la guerra y a la violencia a gran escala. La mejor prueba que puedo aportar no son sólo mis prácticas espirituales y el mejor entendimiento de la existencia humana de acuerdo con la enseñanzas budistas sino, ahora también, el trabajo de los científicos.

    Durante los últimos 15 años, he participado en una serie de conversaciones con científicos occidentales. Hemos intercambiado puntos de vista sobre diferentes temas: desde la física cuántica y la cosmología hasta la compasión y las emociones destructivas. He llegado a la conclusión de que, si bien los descubrimientos científicos permiten un entendimiento más profundo de cuestiones tales como la cosmología, parece que las explicaciones budistas -especialmente, en las ciencias del conocimiento, de la biología y del cerebro- son capaces, en determinadas ocasiones, de aportar una nueva forma de contemplar sus propias especialidades a científicos formados en las técnicas occidentales.

    Puede parecer extraño que un líder religioso se implique hasta tal punto en temas científicos, pero las enseñanzas budistas insisten en la importancia de comprender la realidad, y ésa es la razón por la que deberíamos prestar atención a lo que los científicos han aprendido acerca de nuestro mundo mediante la experimentación y la medición.

    De manera semejante, los budistas cuentan con una historia de 2.500 años de antigüedad en la investigación de los mecanismos de la mente. A lo largo de milenios, muchos budistas practicantes han realizado lo que podríamos llamar experimentos sobre la forma de superar nuestras tendencias hacia las emociones destructivas.

    He animado a muchos científicos a que examinaran las prácticas espirituales tibetanas más avanzadas para comprobar los beneficios que dichas prácticas pueden tener para otras personas fuera del contexto religioso. El objetivo es mejorar nuestra comprensión del mundo de la mente, de la conciencia y de nuestras emociones.

    Esa es la razón por la que he visitado el laboratorio de neurociencias del doctor Richard Davidson en la Universidad de Wisconsin. Mediante aparatos que producen imágenes para mostrar lo que ocurre en el cerebro durante la meditación, el doctor Davidson ha tenido la oportunidad de investigar los efectos de las prácticas budistas en el ejercicio de la compasión, la ecuanimidad o la capacidad de percepción. Durante siglos, los budistas han estado convencidos de que el ejercicio de tales prácticas vuelve a las personas más tranquilas, más felices y más amables. Al mismo tiempo, las personas son cada vez menos propensas a las emociones destructivas.

    Según el doctor Davidson, contamos en la actualidad con conocimientos científicos que permiten sostener tales convicciones. Davidson me ha dicho que la aparición de emociones positivas puede deberse a que la meditación trascendental refuerza los circuitos neurológicos que aportan serenidad a una parte del cerebro que actúa como disparadero del miedo y la cólera, lo cual sugiere la posibilidad de que dispongamos de una fórmula con la que crear una especie de amortiguador entre los violentos impulsos del cerebro y nuestros actos.

    Ya se han llevado a cabo algunos experimentos que demuestran que los practicantes de las técnicas budistas son capaces de alcanzar un estado de paz interior, incluso cuando tienen que hacer frente a circunstancias extremadamente perturbadoras. El doctor Paul Ekman, de la Universidad de California, me ha asegurado que ruidos de lo más horrísono -tan fuertes como el de un disparo, por ejemplo- no conseguían alterar el ánimo del monje budista que se sometió a su estudio. El doctor Ekman afirmó que nunca había visto a nadie más que permaneciera tan tranquilo en presencia de tan grave perturbación.

    Otro monje, abad de uno de nuestros monasterios en la India, se sometió a un experimento del doctor Davidson que medía sus ondas cerebrales mediante encefalogramas. Según el doctor Davidson, el abad registró un volumen de actividad en las áreas del cerebro que se asocian con emociones positivas que nunca antes apreció en ningún otro paciente.

    Por supuesto, los beneficios de tales prácticas no se limitan sólo a los monjes que pasan meses y meses seguidos de meditación en retiro. El doctor Davidson me comentó sus investigaciones con personas que trabajaban en ocupaciones generadoras de un alto grado de tensión. A estas personas, que no eran budistas, se les enseñó capacidad de percepción, un estado de alerta en el que la mente no se queda atrapada en pensamientos y sensaciones sino que permite su ir y venir, como si estuviera viendo el lento discurrir de un río. Ocho semanas después, el doctor Davidson se encontró con que las partes del cerebro de estas personas que contribuyen a la formación de las emociones positivas se habían vuelto mucho más activas.

    Las conclusiones de estas investigaciones son meridianamente claras: el mundo necesita en la actualidad ciudadanos y dirigentes capaces de trabajar en la línea de garantizar la estabilidad y de comprometerse a dialogar con el enemigo, con independencia del tipo de agresión o de ataque que puedan haber sufrido.

    Merece la pena llamar la atención sobre el hecho de que estos métodos no sólo resultan útiles sino que además son baratos.No hacen falta fármacos ni inyecciones. No hay que hacerse budista ni adoptar ninguna fe religiosa en particular. Todo el mundo tiene la posibilidad de llevar una vida pacífica y con sentido.Cada uno en la medida de nuestras fuerzas, debemos tantear la posibilidad de convertir esa vida en realidad.

    Yo me esfuerzo por llevar a la práctica estos métodos en mi vida diaria. Cuando oigo noticias desagradables -especialmente, los trágicos relatos que suelo oír de labios de mis compatriotas tibetanos- mi respuesta es, naturalmente, la tristeza. Sin embargo, al situarla en mi contexto, resulta que puedo asimilarla razonablemente bien. Además, los inútiles sentimientos de cólera, que no sirven más que para envenenar la mente y amargar el corazón, raramente surgen, ni siquiera a resultas de las peores noticias.

    Por el contrario, la reflexión demuestra que la mayor parte de nuestro sufrimiento no nos lo producen causas exteriores, sino fenómenos internos como el surgimiento de emociones perturbadoras.El mejor antídoto contra estas perturbaciones resulta ser el reforzamiento de nuestra capacidad para controlar dichas emociones.

    Si la Humanidad va a sobrevivir, la felicidad y el equilibrio interior resultan cruciales. De no ser así, lo más probable será que las vidas de nuestros hijos y de sus hijos sean desdichadas, desesperadas y breves. El desarrollo material contribuye, sin duda alguna, a la felicidad (hasta cierto punto) y a un confortable nivel de vida. Sin embargo, el desarrollo material no es suficiente.Para alcanzar un nivel más profundo de felicidad nosotros no podemos prescindir de nuestro desarrollo interior.

    La calamidad del 11 de Septiembre de 2001 fue la prueba evidente de que la tecnología moderna y la inteligencia humana pueden llevar a una destrucción inconmensurable si las guía el odio.

    Unos actos tan terribles constituyen un síntoma violento de un estado de aflicción mental. Para dar una respuesta prudente y eficaz, es preciso que nos dejemos guiar por un estado mental más saludable, no sólo con el propósito de evitar que se aviven las llamas del odio sino para responder con mayor acierto. Haríamos bien en tener presente que también en este frente interior puede librarse la guerra contra el odio y el terror.

  2. TEMIALTE on Lunes, 29 agosto, 2005 at 20:13

    Me ha encantado tu página. Gracias por tomarte la molestia de traducir e incorporar los artículos. Me gustaría que, si sabes, me recomendaras un libro sobre sistemas de meditación dirigidos a lograr los estados de emoción positiva sostenida de los que tratan los estudios de Davidson y, en general, tu página.
    Gracias de nuevo

  3. el brujo don carlos on Lunes, 29 agosto, 2005 at 20:14

    Gracias por tus comentarios, Temialte.

    No me atrevería a recomendar ningún libro, pero aquí queda tu pregunta, por si algún lector de este weblog quiere hacer alguna recomendación.

    Un saludo

  4. anonymous on Lunes, 29 agosto, 2005 at 20:17

    EXISTE DENTRO DE LA MEDITACIÓN VIPASSANA UNA TÉCNICA CONOCIDA COMO METTA-BHAVHANA, CUYO OBJETIVO ES LA CREACIÓN DE UN 4STADO DE CONCIENCIA COMPASIVO.
    SE LA DETALLA EN EL LIBRO DE WILLIAM HARDT “VIPASSANA” (ED, EDAF).
    SIN EMBARGO ESTE TIPO DE TÉCNICA ES PRACTICADA DE UNA FORMA U OTRA POR LAS DIVERSAS ESCUELAS DE MEDITACIÓN BUDISTA.
    CUALQUIERA TE PUEDE SER ÚTIL.
    SUERTE.

  5. Delia on Sábado, 5 agosto, 2006 at 22:51

    Me pareció excelente el artículo. Practico la meditación Vipassana, aunque estoy muy en los comienzos y lo que he visto en gente que está mucho más avanzada que yo es que los cambios a nivel emocional y mental
    son acentuados.

  6. ana chia de brou on Martes, 21 agosto, 2007 at 21:18

    holame encanto leer sobre los efectos de la meditacion budista ,hace tiempo que tengo recortes sobre este tema y sigo investigando mas datos sobre los experimentos realizados en algunas universidades norteamericanas,los investigadores en neurociencias,leo gracias a internet este articulo de ustedes.saludos y gracias por todo ana

  7. María Aguilar Ruiz on Sábado, 26 enero, 2008 at 13:08

    Me interesa la filosofía budista.
    Ley Causa-Efecto: Nuestras experiencias presente, son el resultado de nuestras acciones pasadas y la causa de esperiencias futuras.
    Leo todo lo que está a mi alcance, sobre todo de la colección Dharma (doctrina de Buda),libros de Osho, etc.
    Que todos los seres disfruten de bienestar mental y físico y que se establezca la Paz entre las personas por toda la extensión del planeta.

  8. enrique-Peru on Miércoles, 9 abril, 2008 at 05:35

    me parece un tema excelente, ahora que me encuentro en una epoca de despertar mi luz interior y crecer en el plano verdadero del amor y el dar sin esperar algo a cambio. bueno para los interesados en meditacion y canalizacion de energia, el reiki (tecnica japonesa) es muy efectivo y nada complicado, al igual que cualquier otra tecnica solo necesita un poco de tiempo y practica, supongo que en el internet podran encontrar informacion específica. saludos

  9. mss on Domingo, 25 mayo, 2008 at 22:42

    Interesante el articulo, ahora mismo estoy recopilando informacion sobre la relacion entre meditacion y neurociencia, el Dr. Davidson es pionero en estos estudios en los EEUU, te recomiendo que leas la conferencia de la Dra. Taylor sobre un stroke que le dio hace unos años. Te seguiré leyendo. Gracias

  10. fernando on Viernes, 11 julio, 2008 at 16:02

    Mis respetos al gran Buda, un groso, salvador de la existencia humana, la cual para algunos resulta muy miserable

  11. Meditación « LA BRUJA CONJUROS Y RITUALES on Martes, 30 diciembre, 2008 at 20:28

    [...] ? Meditación Budista y Neurociencia [...]

  12. amalia miceli on Miércoles, 4 marzo, 2009 at 19:30

    hola. busco persona que practique sidhis y tenga experiencias levitativas. soy meditadora pero deseo aprender màs. muchas gracias.

  13. HERMINIA on Sábado, 25 abril, 2009 at 20:57

    AGRADESCO TODA ESTA INFORMACION, ESTOY EN UN PROSESO DE CONOCERME INTERIORMENTE Y ASI ARMONISAR MI EXISTENCIA CON EL UNIVERSO. TENGO YA ALGUN TIEMPO EN ESTE AFAN HE DADO ALGUNOS PASITOS….. TENGO QUE ENCAUSAR MIS EXFUERSOS PARA UN MEJOR EFECTO. GRACIAS SEGUIRE SUS ORIENTACIONES, HERMINIA

  14. antonio millan on Martes, 5 mayo, 2009 at 03:40

    Es un campo la cual no tengo muchos conocimientos pero debe de ser sumamente interesante, debido a que nos induce a una paz y tranquilidad interior sicologica tan necearia en los momentos que vive nuestra civilizacion hoy dia. Siento no tener accesos a todas esas tecnicas debido a que es necesario leerlas y practicarlas. Pero estoy seguro de que valen la pena.

  15. Dias del futuro pasado on Martes, 5 mayo, 2009 at 09:34

    Muchas gracias a todos por sus comentarios

Búsqueda personalizada
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE