Arte > Música > Los cambios perpetuos: Forever changes de Love

Los cambios perpetuos: Forever changes de Love

Rock ácido en la California hippie

Love. Forever changes
La ilustración de la cubierta, típicamente hippie, es de Bob Pepper

Movimiento hippie y drogas psicodélicas, pacifismo y guerra de Vietnam, amor libre y dudas existenciales, contestación estudiantil y misticismo oriental, todas las contradicciones inherentes al llamado melting pot o crisol de razas y culturas. En otras palabras: California a mediados de los años 60.

En 1967 un grupo de rock llamado Love ya había publicado dos LP titulados Love y Da capo, que no podían considerarse malos, pero que no daban la talla si se los comparaba con los trabajos de grupos estrella como The Byrds y The Doors. La falta de éxito había creado tensiones dentro de la banda de Arthur Lee (insólito ejemplo en aquella época de un negro liderando un grupo de músicos blancos).

En un ambiente enrarecido por problemas personales y conflictos entre ellos, los componentes del grupo se meten en los estudios Sunset Sound para grabar el que sería su tercer álbum Forever changes. Cuentan que los músicos llegaban al estudio, grababan un par de temas y luego desaparecían durante varios días. Fue milagroso que el disco se terminara.

Una vez publicado, el álbum no llegó a pasar del puesto 154 de la lista de ventas. Ante el nuevo fracaso la banda se disolvió seis meses más tarde. Y aquí es donde empieza la leyenda de Forever changes. Poco a poco, los aficionados escuchan el disco y descubren que es una joya. Los críticos se dan cuenta de que, como tantas veces, han ignorado una obra maestra. Un disco cuyas once canciones, desde la primera estría del vinilo hasta la última, rozan la perfección. Hoy día Forever changes está considerado uno de los mejores discos de rock de todos los tiempos y es un permanente éxito de ventas.

Forever changes es un fresco de la California de los años sesenta, que recoge en 43 minutos las contradicciones de un mundo en perpetuo cambio, refleja la extrañeza de aquellos días y captura su mezcla de belleza y terror. La mirada del narrador (pues este álbum, como toda obra descriptiva o narrativa, cuenta con un narrador) es sobre todo de perplejidad, con la muerte como telón de fondo de un mundo en apariencia frívolo y desinhibido, pero que para quien es capaz de mirar más allá aparece desolado y sumido en la confusión:

Sitting on a hillside
Watching all the people die
I’ll feel much better on the other side
I’ll thumb a ride

Soledad en medio de la multitud…

Yeah, I heard a funny thing
Somebody said to me
‘You know that I could be in love with almost everyone’
I think that people are
The greatest fun
And I will be alone again tonight my dear

…y hastío…

In the morning we arise and
Start the day the same old way
As yesterday the day before and
All in all it’s just a day like
All the rest so do your best with
Chewing gum and it is oh so
Repetitious
Waiting on the sun

…se reflejan en música y letras.

Todo el disco está marcado por la paranoia de Arthur Lee: “Cuando hice este álbum creía que estaba a punto de morirme y que esas eran mis últimas palabras”:

Life goes on here
Day after day
I don’t know if I am living or if I’m
Supposed to be

El sonido del álbum se basa en guitarra acústica, bajo y bateria, con una aparición perfectamente medida de guitarras eléctricas, teclados y arreglos orquestales (viento y cuerdas). Un rock ecléctico con influencias tan dispares como Jimi Hendrix y Burt Bacharach. A destacar la variedad de matices vocales de Lee, propiciados por los monólogos del cantante/narrador.

Según Andrew Sandoval, Forever changes es también la definitiva banda sonora de Los Angeles: las sirenas de las ambulancias y los ruidos de los accidentes, los dulces violines y las disonantes guitarras, las trompetas de los mariachis y los aires flamencos. Arthur Lee y Love lo captaron todo en una postal sonora.

Escúchalo en Spotify:

Publicado en Música Etiquetado con: , ,
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE