Futuro Pasado > Culturas del mundo > Asia y Oriente > India > La ruta de la seda II (5): el legendario Ladakh

La ruta de la seda II (5): el legendario Ladakh

Carretera a Ladakh
Carretera a Leh, capital de Ladakh.

Tras serle impedida la entrada en Afganistán, el equipo de reporteros de la NHK atraviesa Pakistán de oeste a este, cruza la frontera de la India y toma la difícil carretera que conduce a la región de Ladakh, en el estado indio de Cachemira.

Ladakh es la meseta más elevada de la India (gran parte a una altitud sobre los 3.000 m) entre las cordilleras del Himalaya y Karakorum y el valle del curso superior del río Indo, que es el eje fundamental de esta región. Es un país muy montañoso y hay quien dice con humor que aquí la ruta de la seda se convierte en la ruta de las cabras.

Buda dorado en Ladakh
Buda dorado

El célebre (en China) viajero Hieun Tsang (Xuanzang) visitó Ladakh en el año 640. Esta región fue recorrida también por Sven Hedin, pero al parecer el explorador sueco no tenía interés en ella, salvo como base para intentar alcanzar el Tíbet.

Ladakh fue una vez un reino budista independiente. La ruptura de relaciones con el Tíbet en el siglo XVII dio lugar a una invasión ordenada por el V Dalai Lama. La ayuda de Cachemira restauró la independencia de Ladakh y el precio fue la construcción de una mezquita en Leh, su capital, y la conversión del rey de Ladakh al islam. Cachemira consiguió más tarde anexionar Ladakh, terminando con su independencia y a largo plazo haciéndola parte de la India británica.

Monasterio de Hemis
Monasterio de Hemis

El equipo de rodaje de la NHK se detiene en una población llamada Likir. Cada uno de los habitantes lleva un cesto con carbón para tener siempre la posibilidad de hacer fuego. El invierno es muy crudo y la carretera que une la región con el resto de la India permanece frecuentemente cortada por la nieve. El frío es la razón por la que los ladakhíes tejen alfombras; es una actividad que puede realizarse en el interior del hogar. Una de estas alfombras de lana tarda tres o cuatro meses en confeccionarse, a una media de unos dos centímetros y medio diarios.

Palacio Real de Leh
Vista de Leh y su Palacio Real

En la capital Leh destaca el Palacio Real, una construcción del siglo XVI, muy similar al Potala de Lhasa, aunque más pequeña. Nos muestran las extrañas actividades de un curandero y un entierro, al que no se permite asistir a las mujeres.

A diferencia del resto del estado de Jammu y Cachemira, que es principalmente islámico, Ladakh es un área predominantemente budista, y la mayoría de los ladakhíes siguen la variante del budismo tántrico conocida como Vajrayana. Esto se observa en el gran número de monasterios (gompas) budistas como Shey, Tikse, Hemis, Alchi, Stongdey y Lamayuru. Ladakh es conocido como «el pequeño Tíbet».

Stupa en Ladakh
Stupa cerca de Leh

En las afueras de Leh hay 108 stupas, el mismo número de cuentas que tiene un rosario budista. En todas las casas hay una sala de servicios religiosos y cuando llega un sacerdote se iza una bandera en el tejado para señalar su presencia.

El equipo de rodaje obtiene permiso para rodar en el interior de varios templos. El Namgyal Tsemo Gompa fue construido en 1430 por rey Tashi Namgyal en el pico de Namgyal Tsemo en lo alto de la ciudad. El monasterio guarda tres grandes estatuas de oro referentes a la historia del buda Maitrieya o buda del futuro, Avaloketesvara y Manjushri, además de valiosos manuscritos y antiguos frescos. La fortaleza sobre este gompa está en ruinas.

Gran estatua de Buda en Leh
Una de las grandes estatuas de Buda

También vemos imágenes del Alchi Gompa, situado en la margen del río Indo y fácilmente accesible por ser el único gompa en Ladakh que está situado en zona llana. Fundado por el gran traductor Ringchen Zangpo, el Alchi Gompa muestra la influencia de Cachemira en su arte y en su arquitectura. Dentro del monasterio pueden contemplarse numerosas imágenes de Buda.

El buda viviente de Ladakh se presenta al pueblo una vez al año, durante el Festival de Primavera. Entre las ceremonias hay una danza que representa la expulsión de un espíritu maligno (fabricado con harina y vísceras animales) por parte de un monje disfrazado de ciervo.

Capítulo siguiente: La Ruta de la Seda II (6): Los viajes de Xuan Zang en la India
Capítulo anterior: La Ruta de la Seda II (4): Menandro y Nagasena

Un comentario en “La ruta de la seda II (5): el legendario Ladakh
  1. noemi dice:

    Gracias por el viaje, y las montones de referencias y ligas.

    Felicidades 🙂