Futuro Pasado > Historia > Arqueología > Persépolis amenazada

Persépolis amenazada

Construyen una presa a menos de 30 Km de distancia.

Persepolis. Frederick Stacpoole
Las fieras invaden la ciudad en ruinas. «Persepolis» por Frederick Stacpoole

El patrimonio cultural de Irán no se encuentra amenazado solamente por un hipotético bombardeo estadounidense (ver en The Guardian: Iran’s rich architecture and rare treasures threatened by possible US strikes: http://arts.guardian.co.uk/art/news/story/0,,2026704,00.html?gusrc=rss&feed=40), sino que el propio gobierno iraní ya se encarga de ello:

«Como si de una vieja maldición se tratase, Persépolis, la capital ceremonial del imperio Persa aqueménida, fundada por Darío I el Grande en 512 a.C. e incendiada por Alejandro Magno en 330 a.C. se enfrenta hoy a un nuevo desafío por sobrevivir; el agua. La creación de una presa en el río Sivand a menos de 30 Km de distancia, y que comenzó a llenarse ayer jueves pueden poner el punto final a sus más de 2500 años de historia.»

Pueden ver la recopilación de artículos (en español y en inglés) y de imágenes en Terrae Antiqvae: Persépolis se ahoga, la milenaria Persia bajo las aguas (el titular es algo escandaloso, pero la información es buena).

Parecidos:
La ruta de la seda II (18): Bam antes de la catástrofe
La ruta de la seda II (19): Yazd. El templo del fuego
La Ruta de la Seda II (20): Persépolis
La Ruta de la Seda II (21): Isfahan

Etiquetado con:
2 Comentarios en “Persépolis amenazada
  1. vigi dice:

    Si pero es algo por desgracia común en esa zona, dilapidan un patrimonio cultural increíble, en fin, por cierto, mi último post tiene algo que ver con los persas…

    Un saludo.

  2. Azul... dice:

    Una lástima que un lugar tan maravilloso no le duela a los que tienen en sus manos su futuro…

    Besos, Don Brujo

1 Pings/Trackbacks para "Persépolis amenazada"
  1. […] Naturalmente, si esos ataques se produjeran, y si finalmente dañaran los yacimientos, el régimen iraní tardaría bien poco en acusar a los yankies de cargarse su cultura, y tendría un elemento más de condena que apuntarse. Pero, en fin, para que eso pasase tendrían, obviamente, que atacar los americanos. Y Ahmadineyad ha decidido que de eso nada, que él solito se basta y se sobra para poner en peligro Persépolis, y otros muchos sitios, sin ayuda de Bush: se ha puesto a construir una presa a treinta kilómetros de allí, y ya la está llenando de agua contra el consejo de arqueólogos y especialistas. La presa inundará parte del Camino Real entre Susa y Persépolis, se llevará por delante varios yacimientos y pondrá en peligro la propia ciudad, la antigua capital de los persas y una verdadera joya arqueológica, por la humedad que se va a generar. Este hombre es un verdadero prodigio. […]