Culturas del mundo > Cultura árabe > Isabelle Eberhardt

Isabelle Eberhardt

Una mujer libre, rebelde y aventurera

Isabelle Eberhardt

Entre 1899 y 1904, una joven europea disfrazada de beduino y oculta bajo el nombre masculino de Mahmud Saadi recorría el Magreb a caballo para sorpresa de los nativos y escándalo de los occidentales. Por el día mantenía reuniones con místicos sufíes y por la noche frecuentaba los prostíbulos, en los que se dedicaba a observar a los hombres, amparada en su disfraz masculino. Fumaba kif y bebía alcohol, a pesar de haberse convertido a la religión islámica, y tuvo numerosos amantes europeos, turcos y árabes.

Isabelle Eberhardt nació en Ginebra en 1877. Su madre era una aristócrata alemana de origen ruso y su padre no fue el marido de su madre -el general Moerder- sino probablemente el preceptor de sus hermanos y amante de su madre, Alexander Nicolaievitch Trofimovsky, un sacerdote ortodoxo ruso, nihilista y amigo del anarquista Bakunin. Otra teoría la convierte en hija nada menos que de Rimbaud. Ni siquiera ella estuvo nunca segura de quién fue su padre y adoptó el apellido de su abuela materna. El tal Trofimovsky convivió varios años con la madre de Isabelle, pero no reconoció a ésta como su hija.

Su casa era centro de reunión de anarquistas, nihilistas, conspiradores y revolucionarios de distintas nacionalidades, y así no es de extrañar que saliera la niña como salió. Isabelle no fue a la escuela pero de Trofimovsky aprendió griego, latín, turco, ruso, árabe, alemán e italiano, además de filosofía, literatura, geografía, historia y nociones de medicina. La muchacha entabló por su cuenta relación con intelectuales árabes.

Tenía Isabelle veinte años cuando ella y su madre hacen las maletas, dejan tirado al truhán de Trofimovsky y se marchan a vivir a Argelia, entonces colonia francesa. Allí se convierten al Islam. Poco después Alá se lleva a la madre, que es sepultada en el cementerio musulmán. En esa época Isabelle publica sus primeros artículos y cuentos bajo diversos seudónimos. También es entonces cuando adopta por vez primera apariencia de hombre para colarse en las mezquitas a discutir con los mullah, actividad que alterna con otras -seguramente menos recomendables pero más divertidas- en los tugurios de la casbah argelina.

Isabelle Eberhardt

Hacia 1899, tras fracasar un intento de boda con un turco, se pone el mundo por turbante y se dedica a viajar por el Sahara. Un año después se establece en El Oued y conoce a Sliman, un suboficial de las tropas indígenas, que se convierte en su amante estable. Este era miembro de una secta sufí, a la que Isabelle también se apunta. Su forma de ser, liberada y contestataria, molesta por igual a franceses y árabes, hasta el punto de que un beduino -supuestamente siguiendo órdenes de un ángel- intenta asesinarla a sablazos, circunstancia que las autoridades coloniales aprovechan para expulsarla por alborotadora.

En Marsella se dedica a escribir cuentos, aunque su obra literaria nunca tuvo gran repercusión. Se casa con Sliman y adquiere así la nacionalidad francesa, lo que le permite regresar a Argelia. Allí vuelve a las andadas: se traviste, bebe alcohol, fuma kif, se ve envuelta en peleas de taberna y en romances extramatrimoniales, pero compagina todo ello con una vida espiritual dedicada a visitar eremitas.

No se sabe en qué estaría pensando el general Lyautey, cuando decide enviar a semejante pendón en misión diplomática ante unas cabilas rebeldes. Aunque Lyautey tampoco debía de ser un militar corriente, a juzgar por su opinión de Isabelle:

“Era lo que más me atrae del mundo: una rebelde. Encontrar a alguien que sea verdaderamente ella misma, fuera de cualquier prejuicio, cualquier cliché, y que pase por la vida tan liberada de todo, cual pájaro en el espacio, sí, qué regalo… ¡Amaba ese prodigioso temperamento de artista y todo lo que en ella hacía sobresaltar a los notarios, caporales y mandarines de cualquier calaña!”

Opinión que yo mismo habría suscrito. Si hay un tipo de mujer que no soporto es la que se define a sí misma como “una chica normal” (la blogosfera está llena de memas con blog, que han puesto en su perfil: “soy una chica normal”. No seré yo quien lea sus bitácoras).

Sin embargo, la vida alegre empezó a pasar factura a nuestra heroína, que tuvo que ser hospitalizada aquejada de sífilis y paludismo. Al abandonar el hospital va a vivir a Ain Sefra, al sur de Orán. El 21 de octubre de 1904 el desbordamiento de dos oued anega la ciudad, sepultándola en el barro y acabando con la vida de muchos de sus habitantes, incluida Isabelle.

“A Elisabeth Eberhardt, con el deseo de que este libro pese sobre su tumba lo que ella pesó sobre el desierto del Sahara: lo que el pétalo de una Rosa”
Dedicatoria del libro La disparatada vida de Elisabeth, de Luis Antonio de Vega, (Ed. Afrosidio Aguado, 1944)

Para más información:

http://dzlit.free.fr/lmerinoa2.html#020104

http://dzlit.free.fr/eberhardt.html

http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/letras13/trad1/sec_1.html

Este artículo está bajo Licencia Copyleft de Creative Commons. Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.0

Publicado en: Cultura árabe, Mujeres singulares Etiquetado con: ,
13 comments on “Isabelle Eberhardt
  1. loca dice:

    Interesante, no conocía yo la existencia de esta mujer. ¡Qué cosas aprende una en tu blog!

  2. Pues atenta, que estoy preparando dos o tres artículos más sobre mujeres… digamos “peculiares”.

  3. Sorprendente personaje. Me gustaría poder leer algo de su producción literaria. Estupendo tu escrito, Brujo.

  4. Gracias a todos por los comentarios.

    No he leído nada de Isabelle. Creo que hay un libro de relatos disponible, pero tengo entendido que la vida de esta mujer es más interesante que su obra.

  5. Me ha gustado mucho el artículo, un post largo pero que no cansa, sí señor, eso no es fácil de hacer.
    Y tremendo y cautivador este personaje, esperaré con impaciencia esas otras historias de mujeres ‘peculiares’…

  6. ana dice:

    Yo lei un cuento de isabelle, se llama Wang Fo. Es bonito, raro, como su autora. Creo que tiene un poco a cerca de ser libre haciendo lo que te gusta y me parecio que para isabelle eso era importante. les recomiendo leerlo.

  7. Gracias por esa recomendación, Ana

  8. Judit dice:

    ¿¿No habéis leido nunca nada de Isabelle?? ¿¿y le dedicáis un post??

    Bueno, perdón por la sorpresa pero es que me encanta esta mujer, su biografía, sus escritos… todo. El libro que recoge muchos de sus relatos se llama “país de arena” (se encuentra muy fácilmente). En “Yasmina y otras narraciones” se recogen también relatos muy pero que muy bellos e incluye una pequeña biografía. Hace unos 20 años, la escritora Eglal Errera publicó una biografía que incluye muchos textos, cartas, partes de su diario, y que recomiendo encarecidamente.

    Isabelle no tiene desperdicio… un beso a todos.

  9. Mònica Eberhardt dice:

    A juzgar por su amor a la libertad, en algún punto debemos estar emparentadas, y no solo por nuestro apellido. La imagino libre como el viento, y audaz como muy pocas.Una mujer más que interesante.

  10. duvan alejandro dice:

    hola soy duvan me parece interesante i muy buena biografia gracias a esta pagina saque una buena nota.

  11. MONICA EBERHARDT dice:

    HOLA MONICA
    SOY YO, TAMBIEN, MONICA EBERHARDT. SUENA EXTRAÑO MANDARME UN MAIL A MI MISMA!! VIVO EN ROSARIO.
    TE DEJO MI MAIL , SEREMOS PARIENTES LEJANAS???
    monicaebe@yahoo.com.ar

  12. carolina eberhardt dice:

    hola yo soy caro y tambien tengo el apellido eberhardt yo nunca panse q tuviera un pariente muy famoso y yo creo q nosotas somos parientes !!!
    y si quieren saber mas de mi llamenme mi celu es 3143641293

Redes Sociales

Libros

Descarga este libro gratis en PDF
Lo que cuentan sus ojos

Categorias

Archivos

Buscador

Autor y contacto

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE