Page 2

Los alienígenas de Robert Llimós

El artista catalán tuvo una experiencia con extraterrestres que marcó su carrera.

Robert Llimós: Parella de llum (2009). Óleo sobre papel.

Parella de llum (2009). Óleo sobre papel.

Robert Llimós (Barcelona, 1943) estudió en la Escuela Massana y en la Escuela Superior de Bellas Artes Sant Jordi de Barcelona. En los primeros años, su carrera como pintor se desarrolló dentro del estilo figurativo dentro de una línea expresionista, con alguna incursión en el conceptualismo. En 1994, la Generalitat de Catalunya le otorgó el Premio de Artes Plásticas.

En 2009, encontrándose en Fortaleza, Brasil, vivió una extraña experiencia que marcó su carrera, ya que, según él mismo cuenta, tuvo contacto con unos seres extraterrestres, que a partir de ese momento se convirtieron en el objeto casi exclusivo de sus obras.

Robert Llimós: Busto de mujer alienígena (2013). Bronce con patina marrón.

Busto de mujer alienígena (2013). Bronce con pátina marrón.

Robert Llimós: Plat volador II (2009). Óleo sobre tela.

Plat volador II (2009). Óleo sobre tela.

Robert Llimós: Alien Brown (2013). Acuarela sobre papel.

Alien Brown (2013). Acuarela sobre papel.

Llimós cree que los alienígenas se pusieron en contacto con él debido a una escultura que realizó en 2006 y que se encuentra en el Puerto de Barcelona. Se trata del Miraestels, que representa a un hombre que mira al cielo y sostiene una estrella en sus manos colocadas a la espalda.

Robert Llimós: Miraestels. Puerto de Barcelona. Foto: Fabio Alessandro Locati, Wikimedia.

Miraestels. Puerto de Barcelona. Foto: Fabio Alessandro Locati, Wikimedia.

Actualmente vive y trabaja en su taller de Barcelona. Además de pintura, su obra actual incluye escultura, obra gráfica, murales, carteles, etc. Toda ella dedicada a los extraños seres que contactaron con él en Brasil.

Sitio web: Robert Llimós

Vía: Espacio en blanco, podcast de 14/06/2015

Publicado en: Pintura Etiquetado con: , , ,

Fernando Gallego ‘el Ruso’

Ingeniero español inventor del ‘aerogenio’.

fernando gallego el ruso

Aerogenio. Foto: larioja.com

Fernando Gallego (Villoria, Salamanca, 1901 – Logroño, 1973), apodado El Ruso, por el gorro estilo soviético que solía llevar, fue ingeniero, aviador e inventor.

Fue uno de los primeros españoles en dar la vuelta al mundo en avión, intelectual interesado en la cultura egipcia y el arte modernista, colaboró en el proyecto de la presa de Asuán, diseñó un túnel bajo el estrecho de Gibraltar y un artefacto volador de despegue vertical al que llamó ‘Aerogenio’, reconocido por la Real Academia de Ciencias.

fernando gallego aerogenio

Aerogenio. Foto: IES Senara.

El aerogenio era un artilugio hecho de hierro, madera y tela, de unos cuarenta metros de longitud y provisto de unas alas cuadradas que podían accionarse mecánicamente. La potencia del motor era de cien caballos y en las cabinas cabían hasta tres viajeros.

La primera prueba del aparato resultó un fracaso y acabó ardiendo. Gallego construyó otro con el que apenas consiguió elevarse unos metros. El proyecto fue abandonado y cayó en el olvido.

No obstante, nos quedan sus realizaciones como ingeniero de caminos, como la Estación ferroviaria de Francia en Barcelona.

Publicado en: Ciencia y técnica Etiquetado con: ,

Mario de Biasi, fotoperiodista italiano

Fotografió el Etna en erupción.

Mario de Biasi: Gli italiani si voltano (Milán, 1954)

Gli italiani si voltano (Milán, 1954)

Mario de Biasi nació en Belluno en 1923, fue deportado a un campo de trabajo en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial y comenzó a fotografiar en Nuremberg en 1944, con un equipo de fortuna que encontró entre los escombros de la ciudad. Regresó a Italia en 1948 y organizó su primera exposición individual en el Club de Fotografía de Milán.

En 1953 entra en la revista Epoca como fotoperiodista profesional y durante más de treinta años realiza cientos de portadas y reportajes en todo el mundo. Con Epoca De Biasi viaja miles de kilómetros desde la revuelta en Budapest (1956) a Japón (1970), pasando por el monte Etna en erupción (1964), la guerra en Israel (1973), Siberia (1965) o París (1968). Sus fotos ilustraron artículos, números especiales de revistas, más de un centenar de libros, así como numerosas exposiciones y muestras colectivas. Estas incluyen “The italian metamorphosis 1943-1968” en el Museo Guggenheim de Nueva York (1968), que hizo célebre Gli italiani si voltano, elegida como el cartel oficial de la exposición.

Mario de Biasi: Vacanze italiane, Venezia anni cinquanta

Vacanze italiane, Venezia anni cinquanta

En palabras del crítico Giovanni Pelloso:

“Suerte, valor, tenacidad, ingenio. Nada lo frenaba, nada le distraía de la idea de triunfar en la empresa, incluso cuando llegó en solitario a las lenguas de lava en la erupción del Etna de 1964, o cuando en Budapest, en 1956, se ganó el apodo de ‘el italiano loco’ al informar, desde el centro de la insurrección y el fuego cruzado, del trágico levantamiento húngaro. Capaz de crear una composición de absoluto equilibrio en su construcción, de dar lugar a una perfecta armonía de los cambios internos y de iniciar un proceso de conocimiento de la realidad y de los sucesos, se le reconoce el talento de haber sido capaz de componer una obra que combina de forma sorprendente la belleza formal y el dato humano, histórico y psicológico. Un estilo que es bien percibido también en los numerosos retratos (Marlene Dietrich, Sophia Loren, Brigitte Bardot, Claudia Cardinale, Arturo Toscanini, Salvatore Quasimodo, Eugenio Montale)”

Mario de Biasi: Marlene Dietrich (Montecarlo 1956)

Marlene Dietrich (Montecarlo, 1956)

Mario de Biasi, fallecido en 2013, decía que le gustaría ser recordado con las palabras de su amigo Bruno Munari: “Fotografió revoluciones, hombres famosos, países desconocidos. Fotografió volcanes en erupción y blancas extensiones de nieve en el polo a sesenta grados bajo cero. La cámara forma parte ahora de su anatomía, como la nariz y los ojos.”

Galería: Il Corriere

Página de Epoca con el reportaje sobre la erupción del Etna (1964)

Página de Epoca con el reportaje sobre la erupción del Etna (1964)

Vía: Sguardi d’autore: Mario de Biasi (Ed. Mondadori)

Publicado en: Fotografía e imagen Etiquetado con: ,

Hiroshi Nakamura

Arte protesta en el Japón de los años 50.

En la década de 1950 hubo en Japón una movilización masiva, especialmente entre los estudiantes y los sindicatos, en contra de la expansión de la presencia estadounidense, incluyendo la ampliación de las bases militares. Como es costumbre en las autoproclamadas democracias, las protestas fueron duramente reprimidas.

Las primeras pinturas de Hiroshi Nakamura (Shizuoka, 1932) constituyen un reportaje de aquella época, como es el caso de la titulada Sunagawa #5, que muestra una protesta en contra de la ampliación de una pista de aterrizaje en terrenos confiscados a los agricultores.

 Hiroshi Nakamura: Sunagawa #5 (1955)

Sunagawa #5 (1955)

Con el tiempo la obra de Nakamura evolucionó del realismo social a formas más estilizadas y surrealistas, pero manteniendo el mismo espíritu crítico. Gunned Down representa la muerte de una mujer que fue asesinada a tiros por un soldado estadounidense por recoger casquillos de bala.

Hiroshi Nakamura: Gunned Down (1957)

Gunned Down (1957)

Como era de esperar, no tuvo ningún éxito comercial, así que no disponía de dinero ni para comprar lienzos. Una de sus obras más célebres hoy, The Base, está hecha sobre un pedazo de madera.

Hiroshi Nakamura: The Base (1957)

The Base (1957)

Sus pinturas adquirieron tintes apocalípticos, con rojas imágenes de explosiones, una referencia a las bombas incendiarias que destruyeron su ciudad natal cuando tenía doce años.

Hiroshi Nakamura: Omens of a Place (1961)

Omens of a Place (1961)

Años más tarde comenzó a ser tenido en cuenta por la crítica y hoy es reconocido como uno de los grandes artistas de Japón. En las últimas décadas los motivos de sus obras han sido colegialas y medios de transporte, como en la surrealista Circular Train A – Telescope Train, en la que un vagón de tren está lleno de niñas de secundaria de un solo ojo vestidas de marinero. El coche se dobla alrededor de una gran lente circular que representa la visión de cíclope de las pasajeras.

Hiroshi Nakamura: Circular Train A - Telescope Train (1966)

Circular Train A – Telescope Train (1966)

Vía: MIT + Dangerous Minds

Publicado en: Japón, Pintura Etiquetado con: , ,

Síguenos en…

Entradas recientes

Mis libros

Descarga este libro gratis en PDF
Lo que cuentan sus ojos
Finalista I Premio
Río Manzanares de Novela

Buscador

Categorias

Archivos

Autor y contacto

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE