Page 4

Hiroshi Nakamura

Arte protesta en el Japón de los años 50.

En la década de 1950 hubo en Japón una movilización masiva, especialmente entre los estudiantes y los sindicatos, en contra de la expansión de la presencia estadounidense, incluyendo la ampliación de las bases militares. Como es costumbre en las autoproclamadas democracias, las protestas fueron duramente reprimidas.

Las primeras pinturas de Hiroshi Nakamura (Shizuoka, 1932) constituyen un reportaje de aquella época, como es el caso de la titulada Sunagawa #5, que muestra una protesta en contra de la ampliación de una pista de aterrizaje en terrenos confiscados a los agricultores.

 Hiroshi Nakamura: Sunagawa #5 (1955)

Sunagawa #5 (1955)

Con el tiempo la obra de Nakamura evolucionó del realismo social a formas más estilizadas y surrealistas, pero manteniendo el mismo espíritu crítico. Gunned Down representa la muerte de una mujer que fue asesinada a tiros por un soldado estadounidense por recoger casquillos de bala.

Hiroshi Nakamura: Gunned Down (1957)

Gunned Down (1957)

Como era de esperar, no tuvo ningún éxito comercial, así que no disponía de dinero ni para comprar lienzos. Una de sus obras más célebres hoy, The Base, está hecha sobre un pedazo de madera.

Hiroshi Nakamura: The Base (1957)

The Base (1957)

Sus pinturas adquirieron tintes apocalípticos, con rojas imágenes de explosiones, una referencia a las bombas incendiarias que destruyeron su ciudad natal cuando tenía doce años.

Hiroshi Nakamura: Omens of a Place (1961)

Omens of a Place (1961)

Años más tarde comenzó a ser tenido en cuenta por la crítica y hoy es reconocido como uno de los grandes artistas de Japón. En las últimas décadas los motivos de sus obras han sido colegialas y medios de transporte, como en la surrealista Circular Train A – Telescope Train, en la que un vagón de tren está lleno de niñas de secundaria de un solo ojo vestidas de marinero. El coche se dobla alrededor de una gran lente circular que representa la visión de cíclope de las pasajeras.

Hiroshi Nakamura: Circular Train A - Telescope Train (1966)

Circular Train A – Telescope Train (1966)

Vía: MIT + Dangerous Minds

Publicado en: Japón, Pintura Etiquetado con: , ,

Aquiles Talón

Edición integral del cómic de Greg.

Aquiles Talón

Aquiles dando la brasa a Funestini en la portada del nº 14 de la edición francesa

Trilita Ediciones está sacando en España la colección completa de las historietas de Aquiles Talón, uno de los personajes más célebres del cómic de humor francobelga, originalmente publicado en Pilote y cuyo autor en guión y dibujo es Greg. Son catorce volúmenes en total, de los cuales ya han visto la luz los cuatro primeros.

Aquiles Talón es un francés cuarentón y pequeño burgués, extremadamente pedante, que se las da de intelectual y aspira a ascender de clase social, lo que intenta a base de perseguir el amor de la aristócrata Virgule de Guillemets (al traducirla aquí como Virgulilla de Comillas, se añaden al apellido unas connotaciones que encajan bien al personaje).

El solterón Aquiles vive con sus padres: Alambique Talón, bigotudo experto en cerveza y mamá Talón (cuyo nombre de pila se desconoce por el momento), una señora progre y motera que vive una vida independiente, de forma que a veces está en casa y otras anda viajando por el mundo.

Aquiles Talón

Portada del nº 4 de Trilita Ediciones. Aunque nunca lo admita, a Aquiles no le gustan su barriga y su nariz.

El personaje que da la réplica al protagonista es su vecino, Hilarión Funestini, al mismo tiempo su mejor amigo y su peor enemigo, con el que suele acabar a porrazos en muchas ocasiones. Es otro solterón, generalmente más sensato que Aquiles, suele mofarse de las iniciativas de este y no tiene muchas más aspiraciones que cuidar su jardín. Sus rasgos físicos son una caricatura del propio Greg.

Completan la nómina unos secundarios arquetípicos: el comerciante capaz de todo con tal de vender sus productos, el militar retirado, el amigo extranjero de verbo ininteligible y el doctor que todo lo cura siempre que puedas abonar sus elevadas facturas.

Fiel a sus ínfulas intelectualoides, Talón es incapaz de hablar “normal” y se marca unas largas e hilarantes parrafadas de exuberante retórica, salpicadas por interjecciones como ¡hop! y ¡bof!, cuyos extensos bocadillos llenan las viñetas. Sin embargo hay también historietas mudas, logrando Greg crear situaciones cómicas a base de gags puramente visuales.

aquiles talon

Siempre tratando de codearse con las clases altas

Estas características convierten a Aquiles Talón en uno de esos personajes que no admiten término medio entre los lectores: lo amas o lo odias. Puesto que estoy hablando de él, queda claro que me cuento entre los primeros, pero sé de gente que no es capaz de leer más de dos páginas sin arrojar el álbum al suelo.

Se supone que el belga Greg quiso representar en Aquiles Talón su visión del francés arquetípico, pero el lector español podrá identificar perfectamente muchos rasgos de su personalidad con cierto tipo de individuos más cercanos. En su primera edición española en los años sesenta a cargo de la editorial Bruguera no consiguió el éxito. Ojalá ahora lo logre, porque el personaje lo merece.

Greg (Michel Regnier) fue guionista de otras muchas series para otros dibujantes, entre las que cabe citar Bernard Prince (1966) y Comanche (1969) dibujados por Hermann, Luc Orient (1967) por Eddy Paape y Bruno Brazil (1968) por William Vance.

Publicado en: Cómic Etiquetado con: , , , , ,

El bote de remos aéreo

El Man-Angel, un invento que no pasó a la historia.

Alva Reynolds

Foto: The Aerodrome Forum

La revista Alrededor del Mundo de 12 de octubre de 1905 nos informa de uno de los inventos más recientes y prometedores del momento. El californiano Alva Reynolds ha creado un globo aerostático que funciona de forma similar a un bote de remos.

“Se trata de un globo en forma de cigarro, con el ecuador más próximo que de ordinario a uno de los extremos, y del cual hay suspendida una ligera armazón en forma de barquilla, con un asiento para el aeronauta. Este hace subir o bajar el aparato y lo pone en marcha en la dirección deseada, por medio de dos remos, construidos poco más o menos como las aspas de los molinos de viento y manejados como los remos de un bote.”

El globo tenía once metros de largo por cuatro y medio de diámetro máximo. El giro se lograba igual que cuando se rema en el agua impulsando un remo adelante y otro hacia atrás.

Alva Reynolds

Foto: Alrededor del Mundo

La diferencia entre el peso que el globo podía levantar y el del aeronauta debía ser de quinientos gramos, de forma que cuando el ocupante remaba el globo se elevaba y cuando detenía los remos, descendía suavemente. Para levantar a una persona de 75 kilos se necesitaban setenta metros cúbicos de gas.

Más de cien personas, ninguna de ellas experta aeronauta, navegaron en aquel globo con suma facilidad y, según nos explica el artículo, incluso podía manejarlo una señorita.

El inconveniente de este aparato era que solo alcanzaba una velocidad de ocho o nueve kilómetros por hora, dependiendo de la fuerza del remero. Eso sí, barato salía, puesto que solo costaba 150 duros de la época.

Alva Reynolds

Foto: The Aerodrome Forum

Alva Reynolds, que en realidad fue un inventor serio, confiaba en su artefacto. En 1906 propuso organizar una carrera de su Man-Angel, como lo había bautizado, contra un automóvil desde Los Ángeles a Pomona con una apuesta de 1.000 dólares. Finalmente no llegó a celebrarse por falta de gas de calidad para el globo.

Reynolds pretendía construir otro modelo con capacidad para seis personas y que pudiese navegar a más de cuarenta kilómetros por hora. No hay noticias de que lo consiguiera.

Publicado en: Ciencia y técnica Etiquetado con: , ,

Fulvio Roiter

Fotógrafo neorrealista italiano.

Fulvio Roiter. Nápoles, 1956

Nápoles, 1956

Fulvio Roiter es un fotógrafo veneciano nacido en 1926. Hizo sus primeros trabajos con veinte años y, tras formar parte de diversos círculos artísticos, realizó un viaje a Sicilia en 1953, el primero de una larga serie, que marcaría su carrera como fotógrafo. A partir de aquí comenzó a ser reconocido internacionalmente y se convirtió en uno de los grandes fotógrafos italianos, recibiendo diversos premios.

Sus siguientes viajes son a Cerdeña (1955), Andalucía (1955-1956) y Brasil (1959), país al que regresará en múltiples ocasiones. Todo su trabajo está relacionado con los viajes que ha realizado, un largo periplo por todo el mundo. El objeto de sus fotos suele ser gente común haciendo sus tareas cotidianas.

Fulvio Roiter. Sicilia, 1953

Sicilia, 1953

Fulvio Roiter. Turquía, 1968

Turquía, 1968

 Fulvio Roiter. Túnez, 1973

Túnez, 1973

Hasta los años sesenta, Roiter representó un modelo, casi inimitable, de estilo y rigor formal. Se le ha comparado con el neorrealismo cinematográfico italiano, con el que tiene evidentes puntos en común. En los setenta, tras el éxito obtenido, abandonó el blanco y negro para dedicarse al color, modificando su estilo y el objeto de sus imágenes.

Fulvio Roiter. Andalucía, 1956

Andalucía, 1956

Vía: Comune di Verona

Publicado en: Fotografía e imagen Etiquetado con: , , ,

En las redes…

Mis libros

Descarga este libro gratis en PDF
Lo que cuentan sus ojos
Finalista I Premio
Río Manzanares de Novela

Buscador

Categorias

Archivos

Autor y contacto

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE