Page 4

Joyce Kozloff

Cartografía, política, feminismo y artes decorativas.

Europe (2012) © Joyce Kozloff

Europe (2012). Acrílico, collage, impresión de tinta. © Joyce Kozloff.

Joyce Kozloff (1942, Somerville, Nueva Jersey) comienza su carrera en 1970, vinculada a movimientos de artistas feministas en Los Angeles y Nueva York. Forma parte del movimiento denominado Pattern and Decoration, que explora las artes decorativas, con especial atención a las no occidentales.

Tras una larga trayectoria experimentando con las influencias del arte árabe y asiático, realiza una serie de obras, generalmente mosaicos, que se instalan en lugares como estaciones y aeropuertos.

Bay Area Funk. Aeropuerto de San Francisco (1983) © Joyce Kozloff

Bay Area Funk. Aeropuerto de San Francisco (1983). Azulejo, mosaico de vidrio. ©Joyce Kozloff.

Hacia 1990 descubre que puede incorporar la cartografía a su obra y los mapas pasan a ser la base de sus trabajos. Estas composiciones incluyen crítica política, como la titulada Targets (1999-2000), globos terráqueos de gran tamaño, visitables por dentro, en cuyo interior la artista representa todos los lugares bombardeados por los Estados Unidos entre 1945 y 2000.

En los siguientes años, extiende el uso de la cartografía a los mapas celestes y a las cartas de navegación realizando así las series Tondi y Navigational Triangles.

Targets (2000) © Joyce Kozloff

Targets (2000): interior y detalle. Acrílico, lienzo, madera. © Joyce Kozloff.

Entre 2013 y 2015, Kozloff se propuso unir la decoración y la cartografía. Inspirada por un viaje reciente a lo largo de la ruta de seda, regresó a los patrones de las figuras geométricas islámicos que habían estructurado sus primeros trabajos.

Un grupo de obras con los titulos If I Were a Botanist y If I Were an Astronomer revisitan dos libros artísticos que hizo en 1977, en los que manipulaba los diagramas en blanco y negro de los libros de geometría árabes, reformando y teselando los patrones para crear composiciones caleidoscópicas muy coloristas. Usando esas páginas como plantillas, Kozloff aplicó procedimientos digitales para recolocar las figuras y ampliar la escala de los patrones. Posteriormente fusionó los diseños con elementos de collage que consistían en piezas desechadas y ensayos de proyectos anteriores. Uniendo lo biográfico y lo político, cada panel se convierte en un microcosmos de la carrera del artista.

El aspecto divertido de las obras de Kozloff disimula el contenido político, que solo se percibe si se observan de cerca con detalle, por lo que recomiendo entrar a verlas en su web.

The Tempest (2015) © Joyce Kozloff

The Tempest (2015). A la derecha, detalle. Acrílico, collage, técnicas mixtas (25 paneles). © Joyce Kozloff.

Publicado en: La Ruta de la Seda, Moderneces, Pintura Etiquetado con: , , , ,

Ed Thompson, fotógrafo de lo invisible

Aldeas embrujadas y bosques radiactivos.

Ed Thompson Serie The Village

Serie The Village (2011)

El galés Ed Thompson es un respetable fotoperiodista que ha cubierto temas como los movimientos sociales y ecologistas, las secuelas de la guerra y las subculturas. Pero un fotógrafo documental sólo puede captar lo que puede ver.

En 2010 le encargaron un reportaje sobre una aldea llamada Pluckley, en Kent. Dicha aldea, de mil años de antigüedad, tiene fama de estar embrujada, ya que en sus calles y en los bosques de los alrededores se divisan apariciones fantasmales, como un antiguo coche tirado por un caballo blanco, un general que murió hace años, una gitana que se quemó a lo bonzo y otros ectoplasmas variados.

Thompson encontró algunos artículos donde se afirmaba que los fantasmas y espíritus podían ser fotografiados empleando rayos infrarrojos. En condiciones normales, percibimos la longitud de onda visible entre 400 y 700 nanómetros y ese es el rango de luz que la mayor parte de las cámaras graban. Después de algunas investigaciones descubrió que una película infrarroja con el filtro correcto puede captar luz entre 750 y1000 nanómetros. Es decir, lo invisible puede ser fotografiado.

Después de fotografiar el pueblo empleando esa clase de película, comprobó que no había captado ningún fantasma, pero el resultado obtenido, imágenes de extraños colores, le pareció interesante, de forma que siguió haciendo fotos con la misma técnica.

Ed Thompson Serie The Village

Serie The Village (2011)

Tras el desastre de la central nuclear de Chernobyl, los pinos de los bosques cercanos absorbieron grandes cantidades de radiación y murieron, adquiriendo un color rojizo claro. Entonces se le conocía como el Bosque Rojo.

Más tarde las autoridades ordenaron destruir el bosque rojo original, enterrarlo y plantar nuevos pinos. La radiación ha causado extraños efectos en los nuevos árboles: algunos crecen al revés mientras que otros se retuercen y otros quedan convertidos en arbustos. El bosque ya no es rojo, pero sigue siendo peligrosamente radiactivo y la zona es considerada una de las más contaminadas del planeta.

Y allí se fue Thompson, provisto de su película infrarroja, dispuesto a resucitar el bosque rojo de Chernobyl.

Ed Thompson Serie The Red Forest

Serie The Red Forest (2012)

Ed Thompson Serie The Red Forest

Serie The Red Forest (2012)

Es difícil que Thompson pueda repetir la experiencia, ya que gastó las últimas películas Kodak Aerochrome Infrared, que dejaron de fabricarse en 2009.

El resultado de estos trabajos -en la aldea embrujada y en el bosque rojo- puede verse bajo el título The unseen (Lo invisible) en la web del artista.

Publicado en: Entorno, Fotografía e imagen Etiquetado con: , , ,

Richard Estes, pintando Nueva York

Exposición en el Museo de Arte y Diseño.

Estes The Plaza

The Plaza (1991). Óleo sobre lienzo.

Richard Estes, aunque nacido en Illinois, es uno de los artistas neoyorquinos por excelencia, algo así como Woody Allen en el cine. El MAD presenta hasta el 20 de septiembre de 2015 la exposición Richard Estes: Painting New York City.

Fachadas, aceras y calzadas, paisajes urbanos frecuentemente vistos a través de la ventanilla de un vehículo o reflejados en el cristal de los escaparates, brillan literalmente en las imágenes de este pintor hiperrealista. Sus perspectivas nos permiten ver simultáneamente interiores y exteriores.

Esta muestra proporciona una visión de proceso creativo del artista, que incluye las fotografías en las que se basa para ejecutar sus pinturas. No se trata de que copie las fotos, sino que saca varias instantáneas de un mismo lugar y luego elimina o añade detalles o personajes, cambia los colores y altera las perspectivas.

Estes Study XIII Theater

Study XIII, Theater (1997). Xilografía.

Estes Horn and Hardart Automat

Horn and hardart automat (1967). Óleo sobre masonita.

Estes M Train on Route to Manhattan Approaches the Williamsburg Bridge

M Train on Route to Manhattan Approaches the Williamsburg Bridge (1995). Óleo sobre tablero.

Publicado en: Pintura Etiquetado con: , ,

Enrique Meneses. La vida de un reportero

Fotografías en la Sala de Exposiciones Canal de Isabel II.

Cartel en Sala de Exposiciones Canal de Isabel II. Foto: futuropasado

Cartel en Sala de Exposiciones Canal de Isabel II. Foto: futuropasado

Hace más de dos años que nos dejó, pero sus enseñanzas siguen presentes. Los personajes -célebres o desconocidos- que aparecen en sus imágenes siguen vivos y en movimiento, el movimiento que Enrique Meneses les confirió al fotografiarlos.

“He querido estar donde se hacía la historia para sentirla en mis carnes” (Enrique Meneses)”

Es difícil resumir la carrera profesional de alguien que fue escritor, fotógrafo, reportero, locutor de radio, que con diecisiete años hizo su primer trabajo periodístico cubriendo la muerte de Manolete, que estuvo en Sierra maestra con Fidel y el Che, que atravesó Africa de Cairo a Cabo, que fotografió a numerosas personalidades del mundo de la política, el arte o la cultura, que fue director de Lui, Cosmopolitan y la versión española de Playboy, además de varias publicaciones propias, como Los Aventureros.

Enrique fue un profesional siempre innovador, uno de los primeros en usar el fax. Gran defensor de las nuevas tecnologías, encontró en internet un medio para seguir trabajando cuando su edad y su salud le impidieron hacerlo en el campo de batalla. Con ochenta años actualizaba con regularidad su blog, su facebook y su twitter.

Enrique Meneses Dylan Baez

Bob Dylan y Joan Baez en Washington, junto a un tercer músico al que se viene identificando como Pete Seeger, cuando es más probable que sea Paul Stookey, del trío Peter, Paul & Mary.

Pero si hubiera que definir a Enrique Meneses con una sola palabra, sería “optimista”. Y lo mejor es que era capaz de contagiar su optimismo a través de todo lo que hacía. “La única bala que me preocupa es la que no voy a oír” era una de sus frases favoritas, con la que justificaba andar jugándose la vida informando sobre cualquier conflicto en cualquier parte del mundo.

Aunque el reconocimiento de su labor llegó tarde, aún tuvo tiempo de recibir varios homenajes en vida y ser protagonista de algunos documentales, como los que él había realizado para el programa de televisión Los Reporteros.

Enrique Meneses Fidel Castro

Fidel en Sierra Maestra. El comandante se giró repentinamente hacia Meneses cuando éste disparaba su cámara.

Fui a ver la exposición con mi hijo, un adolescente en la edad de la negatividad, y aunque no fue capaz de reconocerlo, sé que le gustó.

Fotos: Flickr de Enrique Meneses

Enrique Meneses. La vida de un reportero
Sala de Exposiciones Canal de Isabel II
C/ Santa Engracia, 125 – 28003 Madrid
Del 16 de abril al 26 de julio de 2015
De martes a sábado: de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:30.
Domingos, festivos, 24 y 31 de diciembre, de 11:00 h a 14:00 h.
Cerrado: Todos los lunes y 1 de mayo.
Entrada gratuita

Publicado en: Fotografía e imagen Etiquetado con: , ,

Síguenos en…

Mis libros

Descarga este libro gratis en PDF
Lo que cuentan sus ojos
Finalista I Premio
Río Manzanares de Novela

Buscador

Categorias

Archivos

Autor y contacto

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE