Futuro Pasado > Historia > Arqueología > Antiguo Egipto > La muerte de Tutankamón

La muerte de Tutankamón

Investigaciones sobre la causa de su muerte

Tutankamon

Amenofis IV, llamado Akenatón (1364-1347 adC), implantó en Egipto el culto al Sol, es decir, una religión monoteísta, sustituyendo al politeísmo. A su muerte, su sucesor, el joven Tutankatón, restableció a los antiguos dioses y cambió su nombre por el de Tutankamón, en honor al dios Amón.

En el Museum of Egyptian Antiquities (El Cairo) se conserva una estela conmemorativa de la restauración del politeísmo, que dice:

«Encontré el templo lleno de escombros, sus altares derrumbados y sus patios llenos de maleza. Restituí sus sagradas reliquias, reconstruí el templo y le di tesoros. Mandé hacer imágenes de los dioses en oro y ámbar, adornadas con lapislázuli y piedras preciosas.»

Tutankamón murió hacia 1335 adC, a los 18 años, por causas desconocidas. En 1922 Howard Carter descubrió su tumba, la única de un faraón que ha llegado intacta a nuestros días. En el cráneo de Tutankamón había un hueso roto, lo que hizo pensar que había sido asesinado de un golpe en la cabeza. El «sospechoso» del crimen era su sucesor Ay, un noble que llegó a rey casándose con la viuda del propio Tutankamón.

Pues bien, los estudios que desde hace un par de meses venían realizándose sobre la momia de Tutankamón parece que han llegado a una conclusión: no fue asesinado y el golpe del cráneo debió producirse durante el embalsamamiento. Caso resuelto. Lo que sigue sin saberse es la causa real del fallecimiento del faraón, aunque se apunta una infección producida por la rotura de una pierna.

Etiquetado con: ,
2 Comentarios en “La muerte de Tutankamón
  1. solange dice:

    muy buena la informacion sobe tutankamon, muy interesante el articulo

  2. daniel peña dice:

    excelente de verdad es muy bueno saber de todo esto.

1 Pings/Trackbacks para "La muerte de Tutankamón"
  1. […] Referidos en Días del futuro pasado: La muerte de Tutankamón Atlas arqueológico de Tebas Momias: La voz de los muertos Egipto eterno: en busca de las tumbas perdidas […]