Futuro Pasado > Culturas del mundo > Asia y Oriente > Tíbet > Lhasa, ciudad santa

Lhasa, ciudad santa

Serie El laberinto del Tíbet (2).

La rueda del dharma

Comentamos hoy el segundo capítulo de la serie para televisión El laberinto del Tíbet, dedicado a su capital, Lhasa, cuyo nombre significa tierra de los dioses.

Lhasa se encuentra en el valle del río Ki-chu, a 3.600 m de altitud. El coronel Ian Husband entró en la ciudad en 1904, para abrir el país al comercio británico.

El Potala, residencia del Dalai Lama antes de su exilio, domina la ciudad, pero para los tibetanos es más importante el Jokhang (la casa del señor), la auténtica catedral budista, verdadero centro espiritual y meta donde acuden los peregrinos. En él está la principal estatua de Buda. El abad del Jokhang explica como las ‘cuatro tradiciones’ del budismo tienen el mismo objetivo: el sufrimiento y su forma de eliminarlo. Según el sermón de Buda en el parque de los Ciervos de Benarés, los tres venenos del alma son la ira, la ignorancia y el apego. El camino para eliminarlos es el dharma (vía de renuncia y meditación).

Lhasa está rodeada por tres círculos concéntricos, que son recorridos por los peregrinos alrededor de la ciudad. La circunvalación como práctica religiosa es heredada de los hindúes y se circunvalan las stupas, los templos y hasta las montañas, siempre en sentido de las agujas del reloj. El primer círculo, el más interno, se llama nangkhor y rodea el perímetro del Jokhang. Los peregrinos hacen girar los molinos de oraciones allí situados. El barkhor o segundo círculo concéntrico pasa por el mercado de Lhasa, del que el documental nos ofrece imágenes actuales y de archivo, éstas en blanco y negro, cedidas por el gobierno de la República Popular China. El lingkhor o anillo más exterior rodea Lhasa y marca la zona a partir de la cual se encuentra uno en territorio sagrado.

Molinos de oraciones
Molinos de oraciones en el nangkhor

Potala significa mansión y se refiere a la mansión de Avalokitesvara, buda de la compasión, del que los dalai lamas son reencarnación. Dentro del Potala están los panteones o stupas de todos los dalais. De ellos, el más destacado fue el quinto. En cambio el sexto llevó una vida disoluta entregado al alcohol y las mujeres. Algunos dalais murieron envenenados, víctimas de las intrigas palaciegas. El regente del quinto ocultó su muerte durante quince años, para poder seguir gobernando él. Según el explorador Prievalsky, la nulidad personal de los dalai lamas es una garantía para los chinos, los tradicionales enemigos de los tibetanos.

El actual XIV Dalai Lama, Tenzin Gyatso, dice en la entrevista para este documental que la institución del Dalai Lama existirá sólo mientras así lo quiera el pueblo tibetano y narra algunos recuerdos de cuando era niño y residía en el Potala.

El palacio y sus numerosos tesoros forman parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO. El vicepresidente de la Región Autónoma del Tibet, gobernante pro-chino, explica en el documental cómo el Potala se salvó de la destrucción propiciada por la revolución cultural. No obstante la estructura del edificio, en gran parte de madera, está siendo deteriorada por la carcoma, y se encuentra en restauración.

Tras la incorporación del antiguo Tíbet independiente a la República Popular se ha producido la llegada masiva de población china, de la etnia han principalmente, lo que ha dividido Lhasa en dos ciudades: la moderna china y la vieja tibetana. Pero los chinos han, muchos de ellos funcionarios, no se quedan en el Tíbet y regresan a sus lugares de origen cuando tienen la oportunidad.

El documental termina con imágenes del Lukhang o templo de la serpiente, en el lago situado tras el Potala y con una visita al Norbulingka, el palacio de verano del Dalai Lama.

Algunas curiosidades:

  • El oficio de carnicero, pecaminoso para los budistas por tener que manejar animales muertos, lo ejercían los musulmanes venidos de Cachemira. No obstante, los tibetanos son buenos consumidores de carne.
  • Los khatas o pañuelos de seda blanca se emplean como ofrenda

Páginas con fotos:
http://www.onwardtibet.org/
http://www.losviajeros.com/elviajero/fotos2/tibet/
http://www.mon-photo.com/Asia/Tibet/es.html?name=Tibet
http://www.tibet.freeserve.co.uk/tibet_pictures/tibet_pictures.html

Capítulo anterior: El sueño del Tíbet
Capítulo siguiente: El país de Buda

Etiquetado con: , ,
5 Comentarios en “Lhasa, ciudad santa
  1. Como es costumbre, tu artículo sobre Lhasa es interesantísimo e instructivo y acrecienta mi curiosidad sobre un tema en el que me declaro absoluta profana. Me gustaría indagar más sobre los tres venenos del alma del Sermón de Buda. Alguna idea de cuál sería una fuente apropiada para los ignorantes como yo? Dices que esto aparece en un documental en la tele. Sabes si se transmite por TVE o Antena 3 Internacional que es al que podemos tener acceso en el Norte de México?

    Un abrazo.

  2. Sin duda soy aún más ignorante que tú en estas cuestiones, pero dice la tradición que el primer sermón de Buda, después de su iluminación, tuvo lugar en el parque de los ciervos, donde empezó a enseñar las llamadas cuatro nobles verdades: sobre el sufrimiento, sobre su causa, sobre su fin y el óctuple sendero. Como Buda no escribió nada, hay que recurrir a lo que han escrito sus discípulos y, en mi opinión, es mejor recurrir a los más actuales, que hablan más para occidentales. Empezando por el actual XIV Dalai lama, que tiene bastantes libros traducidos al español. La obra de los japoneses Taishen Desimaru y D.T. Suzuki está bastante bien considerada, en cuanto al budismo zen. Alan Watts fue un norteamericano que influyó bastante en el movimiento hippie de los años 60 y además su lectura es amena. Como anécdota personal, durante la «mili», en los ratos libres en el cuartel, empecé a leer su libro «La suprema identidad», y tuve que dejarlo porque los militares empezaron a pensar que yo era un tipo bastante raro por leer cosas así. También recuerdo haber leído a Vivekananda, un filósofo hindú, pero con muchos puntos de contacto con el budismo, y en concreto sus libros sobre el karma-yoga, el bakhti-yoga y el gñana-yoga.

    El laberinto del Tíbet es un documental de Canal+ y TVE. Ahora creo que lo están poniendo en La 2 de Televisión Española, no sé si esa cadena se ve en México. En cualquier caso, mis comentarios se basan en los DVD que publicó hace un par de años Divisa Ediciones y que supongo que no será difícil adquirir.

    Gracias por tu visita y un abrazo

  3. Gracias Carlos. Tomo nota de los autores y el tema de verdad que me interesa. La filosofía es un tema que me interesa más conforme más conozco al mundo y menos me conozco yo. Será mejor que en nuestro próximo viaje a España, hagamos un recorrido a las librerías madrileñas (oh Madrid!) y seleccionemos algunos libros en tu compañía.

    Un abrazo afectuoso,

  4. Carmen dice:

    Os recomendaría el libro «LAS ENSEÑANZAS DE BUDA» de Thich Nhat Hahn y/o cualquier otro libro de este maestro vietnamita cuyas enseñanzas son simples y profundas.

  5. Paqui granados dice:

    por que nunca sale el Dalai Lama solo en las fotografias?
    en las actuales tampoco? al menos yo no he encontrado ninguna.
    es por motivos de seguridad?