Futuro Pasado > Historia > Arqueología > Antiguo Egipto > La pirámide roja de Snefru

La pirámide roja de Snefru

La tercera más grande de Egipto, después de las de Keops y Kefren.

Pirámide roja de Snefru
La pirámide roja

Buscando por la red cosas sobre la célebre PIRAMIDE BOSNIA he descubierto que hay en Egipto una pirámide cuya importancia no pasa desapercibida para los arqueólogos, pero sí para el público en general.

De la wikipedia:

La pirámide roja (o el-haram el-watwat, la pirámide del murciélago), así llamada debido a la tonalidad de la cara superficial del granito con el que se construyó, es la pirámide egipcia más grande de las tres existentes en la necrópolis de Dahshur, y la tercera más grande, después de las de Keops y Kefren en Giza. En el momento de su construcción fue la estructura artificial más alta del mundo.

Se cree que fue la primera pirámide de auténticas «caras lisas». Fue recubierta originalmente con bloques de piedra caliza blanca pulida, pero solamente algunos de éstos se conservan hoy en la base de la pirámide. Se construyó durante el reinado del faraón del Imperio Antiguo Snefru, y pudo haber sido su última morada.

Está situada aproximadamente un kilómetro al norte de la llamada pirámide romboidal. Se construyó con el mismo ángulo de inclinación de 43 grados que la sección superior de la pirámide romboidal, lo que le da un aspecto perceptiblemente más tendido comparado con otras pirámides egipcias de similar tamaño. Los arqueólogos especulan que la razón de esto puede hallarse en la crisis de la ingeniería experimentada durante la construcción de las dos pirámides de Snefru anteriores. La primera de éstas, la pirámide de Meidum, se derrumbó en la antigüedad, mientras que en la segunda, la pirámide romboidal, el ángulo de su inclinación fue visiblemente alterado -pasa de 52 a 43 grados- en mitad de su construcción.

Pirámide romboidal de Snefru
La pirámide romboidal, con doble inclinación de sus caras

Algunos arqueólogos creen hoy que la pirámide de Meidum fue la primera tentativa de construcción de una pirámide de caras lisas, y que pudo haberse derrumbado cuando la construcción de la pirámide romboidal estaba ya bastante adelantada y que esta pirámide pudo para entonces haber comenzado ya a dar signos alarmantes de inestabilidad, según demuestra la presencia de grandes vigas de madera como soporte de sus compartimentos internos. El resultado de esto fue el cambio en la inclinación de la pirámide romboidal, y el comienzo de la construcción de la pirámide roja con una inclinación que ya se sabía menos susceptible a la inestabilidad y al derrumbamiento repentino.

La pirámide roja en egiptomanía

Referidos en Días del futuro pasado:
Una pirámide en Bosnia. O dos…
Egipto pedirá el regreso de la piedra Rosetta
Egipto eterno: en busca de las tumbas perdidas
El obelisco de Axum regresa a Etiopía
La campaña arqueológica de Nubia (1959-1980)

Etiquetado con: ,
8 Comentarios en “La pirámide roja de Snefru
  1. Alberto A-P dice:

    ¿Tú sabes la de veces que hojeé y ojeé láminas de estas dos pirámides para Historia del Arte I en tercero?

  2. Yo en cambio no estudié estas pirámides o si lo hice no me acuerdo

  3. noemi dice:

    Carlos, puedo preguntarte algo mas personal? A qué te dedicas?

  4. Noemi: soy blogger profesional 😀

    (En serio, soy ingeniero civil, así que debería haber estudiado esas estructuras piramidales tan interesantes)

  5. todo un mundo de misterios, este de las pirámides

    mucho nos queda por aprender….

    un saludo

  6. Dicen que pasar la noche en el interior de una pirámide es una experiencia única.

    Saludos, Senda de Luz

  7. noemi dice:

    Gracias, tu respuesta me hace entender un poco mas tus aficiones a las estructuras. No a las caricaturas, pero si a las estructuras 🙂

  8. Gabriel dice:

    Hola Amig@s:
    No suelo abrir discusiones en los foros, por falta de tiempo, pero os comunico que ya está editado y se puede conseguir en cualquier parte del mundo el libro «Revolución Terapéutica de las Pirámides» y «Tecnología Sagrada de las Pirámides». En ambos libros, que van concatenados, se exponen certezas pero también ideas, teorías y propuestas prácticas sobre investigaciones futuras, tanto en el terreno de aplicación general, como de investigaciones antropológicas. Aunque llevo 36 años de investigación, queda mucha tela por desenrollar en todos los terrenos.
    A propósito de la inclinación de la pirámide acodada, deciros que estudiéis un poco los ángulos de todas las partes de la pirámide y si no sois ingenieros o arquitectos, consultéis con ellos. Se hizo así porque así se planificó. El porqué, no lo tengo claro, pero estimo posible que se consideró una utilidad diferente que para las otras.
    En la pirámide roja hay una sala derrumbada que dejó al descubierto la existencia de una cámara secreta, no conocida hasta dicho derrumbe, aproximadamente en las últimas décadas del s. XIX. Sólo encontré una referencia, de un guía, que había leído algo al respecto. Sería una pena que se sigan descubriendo esas cámaras ocultas, por causa de derrumbes en vez que por búsqueda con rastreo de protones y neutrinos. Si no cambian las cosas, las que se burlan del tiempo dejarán de hacerlo y será una pérdida muy grande para la arqueología. Aprendimos a usar las pirámides para curar a la gente, basados en conocimientos que las propias pirámides dan, pero con criterios de mente abierta. Sin embargo, si las antiguas que aún existen quedan tan derruidas, es posible que no podamos sacar más de ellas y debamos extremar nuestros esfuerzos en la reproducción a escala, como hemos hecho hasta ahora.
    La interdisciplinaria es lo que puede rescatar a la egiptología y la arqueología en general, de su acentuada «fosilización académica». Y lo más importante de ese rescate, empieza por conservar las Grandes Pirámides que nos legaron desconocidos constructores.
    Un Abrazo fraterno
    Gabriel