Futuro Pasado > Ciencia > Ciencia y técnica > La máquina para fabricar canciones de éxito

La máquina para fabricar canciones de éxito

Sus creadores aseguran puede pronosticar qué puesto ocupará una canción en las listas de éxitos

HAL 9000
Este ordenador también sabía cantar ¿se acuerdan?

Unos informáticos del Instituto Tecnológico de Massachusetts, que no tenían otra cosa mejor que hacer, han escrito un programa de ordenador que aseguran puede pronosticar exactamente qué puesto ocupará una canción en las listas de éxitos. El software ha sido desarrollado por Brian Whitman y Tristan Jehan, quienes creen que cambiará de manera fundamental la manera en que la gente elige la música que escucha.

Conseguir que los ordenadores entiendan las diferencias entre diversos estilos de música y cómo son apreciados por el público no es tarea fácil. El moderno software de análisis de la música puede decir solamente si dos canciones son similares en los detalles (a menudo subjetivos) del género o el tempo.

El Dr. Whitman pretende que los ordenadores hagan todo el trabajo de clasificación de canciones. Su investigación en el MIT se ha centrado en enseñar a los ordenadores a escuchar música como lo hace la gente. Esto significa analizar el contexto de la canción -lo que la gente piensa de ella- así como lo rápida o lenta que es, y si es ruidosa o suave. El resultado es un sofisticado perfil de cada canción que permite una clasificación más exacta que simplemente etiquetándola como rock, pop o clásica.

Para los ejecutivos de las compañías discográficas, esto introduce la tentadora posibilidad de saber por adelantado si sus últimos lanzamientos ocuparán una buena posición en las listas de éxitos. Según el Dr Whitman es posible predecir si una canción será un ‘hit’. En una investigación inédita realizada con anterioridad, el Dr. Whitman asegura haber predicho exactamente el Top 10 de la lista de éxitos de los Estados Unidos durante varias semanas.

De modo que ya lo saben: a partir de ahora no tendrán necesidad ni siquiera de escuchar una canción para saber si les gusta o no. Un ordenador decidirá por usted si es buena o mala y qué puesto debe ocupar en las listas de éxitos. Y lo que es más importante: si usted debe comprarla o no ¡Qué comodidades nos proporciona la tecnología! Esto sí que es progreso.

Etiquetado con: , , ,
8 Comentarios en “La máquina para fabricar canciones de éxito
  1. noemi dice:

    Como a mí casi nunca me gustan las canciones de mas éxito, la máquina tendría que usar otros criterios de selección 😛

    Esas maquinitas se las deberían de meter por algún lado sus creadores!

  2. Carlos dice:

    Pogreso del bueno.

    ¡Viva el Dr. Whitman!

    por ciertoeste tal Whitman ¿No será nieto de Walt?

  3. Aura dice:

    Bufff, que ya predigan los gustos personales ya asusta, me rebelaré y sólo escucharé al Fary para fastidiar.
    Un saludo.

  4. Pero, Aura, si la máquina esa al Fary lo pone en España en el primer puesto de las listas 🙂

  5. Loca dice:

    No me puedo contener, tengo que contar la batallita de HAL. Cuando estaban creando los primeros ordenadores que eran capaces de sintetizar voz, para simular los cambios de tono intentaban hacer que fueran capaces de cantar o tararear. Uno de los primeros ordenadores que lo hizo cantó «Daisy» (aunque es muy interesante la mucho anterior máquina Euphonia – aunque no era eléctrica sino mecánica – y que podía cantar Good Save the Queen jeje). Cuando desconectan a HAL cerca del final de la película, lo hacen de forma paulatina de modo que va perdiendo primero las funciones más sofisticadas o inteligentes hasta llegar a ese primer ordenador parlante primitivo y canta precisamente «Daisy», lo que le da además más dramatismo a la escena.

    Lo de la máquina de números uno en las listas, me parece un descubrimiento muy interesante, ya no tanto para su aplicación en la industria discográfica (que por otra parte puede generar millones), sino que un ordenador sea capaz de percibir de forma nítida si el sonido que le llega es rápido o lento y sobretodo situarlo en un contexto (que es algo muy díficil de hacer de forma artificial) puede tener muchísimas aplicaciones. Por ejemplo, podría reconocer dónde se encuentra una persona con la que habla por el ruido de fondo (utilizando esa información del contexto), imaginad no habrían tardado ni diez segudno en encontrar al querido Dr. Kimball con tanta llamada telefónica que hacía. O por ejemplo, podría reconocer emociones en las personas debido a la forma en que éstas se reflejan en la voz (si hablas muy rápido puede que estes nervioso, si alzas la voz puede significar que estás enfadado…) aunque esto último ya se está haciendo desde hace tiempo.

    ¡Perdón por enrollarme tanto!

  6. Gracias, amiga Loca. Pero eso último que cuentas es más inquietante que otra cosa. Yo no quiero que me localicen. Ni quiero que localicen al doctor Kimball. Y menos aún quiero que conozcan mis emociones, salvo que yo lo decida. Es todo muy inquietante.

  7. noemi dice:

    Estoy de acuerdo con el brujo. A mí hasta los celulares me inquietan! Cuando quiero ser privada, quiero ser privada! De adolescente podía salir de casa, perderme por la ciudad con la certeza de que mis padres no me localizarían, y eso me causaba una emoción muy grande, me sentía en una aventura con el mundo. O encerrarme en mi habitación, cerrar las cortinas y sentirme en un nicho de seguridad y paz. Ahora hago todo eso aún, pero si no prendo el teléfono celular mis mas allegados me reclaman.
    Me gusta guardar mis emociones y solo hacerlas notar cuando quiero, me siento segura o me conviene.
    El otro día leí que cuando usas la tarjeta de crédito, los comerciantes pueden localizar tus preferencias, gustos, lugares de compra usuales, horarios, nivel socioeconómico, y mandarte la propaganda adecuada. Cosas así que me ponen MAL.

    Saludos Loca, y besos Brujo.

  8. jose alberto fernandez dice:

    ¿ alguien sabe la direccion de la pagina en la
    que se puede comprobar el funcionamiento de ese
    programa?