Futuro Pasado > Culturas del mundo > Asia y Oriente > Lady Mary Montagu

Lady Mary Montagu

Entre harenes y baños turcos

Mary Wortley Montagu
Foto: E. Británica.
Siguiente foto: Mary Wortley Montagu, por Charles Jervas, c.1716

Mary Wortley Montagu (1689-1762) fue un atípico miembro de la aristocracia británica del siglo XVIII. Aunque su padre no tuvo ningún interés en educarla, ella procuró aprender por su cuenta en los libros de la biblioteca familiar. Fue amiga de Mary Astell, considerada como “la primera feminista inglesa”.

Durante algún tiempo, Mary mantuvo una relación epistolar con Edward Wortley Montagu, que era hermano de una amiga suya llamada Anne, fallecida en 1709. Cuando Edward la pidió en matrimonio, el padre de Mary lo rechazó por razones de tipo económico y pretendió casarla con otro. Entonces Mary y Edward se fugaron. Los primeros años de su vida de casada transcurrieron en Inglaterra, ya que Edward Wortley Montagu era miembro del parlamento de Westminster.

Mary Wortley Montagu

A principios de 1716 Edward fue nombrado embajador en Turquía y Mary lo acompañó a Constantinopla, donde permanecieron hasta 1718. La historia de este viaje y sus observaciones sobre la vida en oriente las cuenta Lady Mary en las cartas conocidas como Turkish Embassy Letters, de excelente prosa, con contenido muy descriptivo y en las que, dejando de lado todo prejuicio, profundiza en las interioridades de la sociedad turca, en especial de sus mujeres. Estas cartas se consideran a menudo como fuente de inspiración de posteriores escritoras viajeras, así como muy influyentes en el arte europeo de aire orientalista. Al perecer, Ingres se inspiró en ellas para su célebre cuadro El baño turco. Vailima nos da más detalles de esta obra

La opinión de Mary respecto a los harenes es sorprendente, pero no deja de tener su lógica. Según ella, las mujeres de los harenes turcos tienen más libertad -incluida la sexual- que las damas de la encorsetada sociedad británica. Sobre la imposición del velo, asegura que tiene la ventaja de que las turcas pueden ir por la calle de incógnito, y eso les permite acudir a las citas con los amantes sin ser reconocidas por sus maridos:

“Es muy fácil ver que en realidad tienen más libertad que nosotras. Ninguna mujer, sea cual sea su rango, se permite salir a la calle sin dos murlins, uno que cubre toda su cara excepto los ojos y otro que oculta toda su cabeza y cuelga a media altura a sus espaldas. Su silueta también es enteramente cubierta por una cosa que llaman serigee, sin el cual ninguna mujer de ninguna clase aparece en público; éste tiene mangas estrechas, que alcanzan hasta el extremo de los dedos y los envuelve de forma semejante a una caperuza. En invierno es de paño, y en verano, de pura seda. Ya puedes imaginar que esto las disfraza eficazmente, de modo que no hay forma de distinguir a la gran señora de su esclava. Es imposible para el más celoso de los maridos reconocer a su esposa cuando se la encuentra y ningún hombre se atreve a tocar o a perseguir a una mujer en la calle.

Esta permanente mascarada les da completa libertad para seguir sus inclinaciones sin peligro de ser descubiertas. El método más usual de intriga amorosa es enviar una cita al amante para encontrarse con la señora en la tienda de un judío, que son tan notoriamente convenientes como nuestras casas indias, pero incluso las que no hacen uso de ellas no tienen reparos en ir a comprar baratijas y lanzarse sobre las mercancías caras, que están para ser encontradas principalmente entre esa clase de personas. Las grandes damas raramente dejan a sus galanes saber quiénes son y es tan difícil descubrirlas que pueden estar haciendo conjeturas sobre su nombre incluso después de estar más de medio año con ellas. Puedes imaginar fácilmente el número tan pequeño de esposas fieles en un país en donde no tienen nada que temer de la indiscreción de un amante; así vemos que muchas tienen el valor de correr el riesgo en este mundo y las amenazas de castigo en el siguiente, que nunca se les predica a las jóvenes turcas. Tampoco tienen mucho que temer del resentimiento de sus maridos; esas señoras son ricas y tienen todo el dinero en sus propias manos. En líneas generales, veo a las mujeres turcas como las únicas personas libres del imperio…” (Carta XXIX. A la Condesa de —-. Adrianópolis, Abril 1. O. S. 1717)

Mientras estaba en Turquía, Lady Mary conoció la práctica de la inoculación contra la enfermedad, es decir, la vacuna. Ella misma mostraba las cicatrices de la viruela y había perdido a un hermano por la misma causa. Mary hizo inocular a sus propios hijos y a su regreso trató de introducir en Europa esta práctica, encontrando un gran número de prejuicios entre médicos y científicos, lo que hizo retrasar sesenta años la adopción de la vacuna en occidente. En esta página lo cuentan con más detalle

Jean Léon Gérome
El baño del harem, de Jean-Léon Gérome

En 1739 dejó a su marido y regresó al extranjero, y aunque continuaron escribiéndose en términos respetuosos, nunca volvieron a encontrarse. En Florencia en 1740 conoció a Horace Walpole, quien desarrolló un gran rencor contra ella y exageró sus excentricidades en algunos textos satíricos. Años atrás, ya se había ganado la enemistad del poeta Alexander Pope, al rechazarlo como amante.

Mary residió sucesivamente en Avignon, Brescia y Lovere, en el lago d’Iseo. Una dolorosa enfermedad de la piel la dejó desfigurada y le causó grandes dolores. Siempre temió volverse loca (al parecer tenía una hermana que no estaba mentalmente sana).

Regresó a Londres, donde falleció en 1762. Se dice que sus últimas palabras fueron: “Ha sido todo de lo más interesante”.

Enlaces:

Las cartas de Lady Mary Montagu, en inglés:
http://www.gutenberg.org/etext/17520

Una selección de sus poemas, in english, of course:
http://rpo.library.utoronto.ca/poet/228.html

The Montague Millenium. La web familiar de los Montagu:
http://www.montaguemillennium.com/familyresearch/h_1762_mary.htm

Un artículo de Fernando Savater (éste sí, en español):
http://inicia.es/de/cgarciam/Savater01.htm

Orientalismo y el arte pictórico: Jean-Léon Gérôme y el harén en Crónicas Otomanas.

Este artículo está bajo una licencia Copyleft de Creative Commons. Puede ser libremente reproducido citando la procedencia: www.futuropasado.com

Etiquetado con: ,
7 Comentarios en “Lady Mary Montagu
  1. noemi dice:

    Me pareció extremadamente interesante tu reseña.
    Y… nunca hubiera pensado que tener que estar tapada a cada salida a la calle pudiese representar una ventaja. Ejem… viéndolo bien…. pues… yo sería mas libre con ese método 😛

  2. Bueno, las grandes ciudades como México DF también proporcionan mucho anonimato 🙂

  3. Aura dice:

    Muy bueno el post. Suelo investigar mucho sobre el orientalismo pero no conocía a Lady Mary, me parecen muy curiosas sus opiniones sobre los harenes, aunque en comparación con la sociedad que le había tocado vivir es muy lógico, el exotismo que respiró durante sus viajes debió ser una liberación.

    Un saludo.

  4. chocoadicta dice:

    Magnífico post y magnífica mujer. El texto suyo sobre las mujeres de Turquía es de lo más curioso, nunca lo había pensado así… si es que todo es cuestión de perspectiva ;).
    Saludos!

  5. Os gusta la idea ¿eh? Ya parece que os veo a todas vestidas con el “burka”, al encuentro de vuestros amantes 😀

  6. noemi dice:

    Es que…. NO es mala idea!!! 🙂

  7. Peré Juliá dice:

    Interesante artículo que me ha hecho indagar aún más en el tema, la vuelta de las vacaciones me ha hecho perder de vista tu excelente blog y acabo de leerlo…no hace mucho he comprado una novela recientemente publicada en Turquía sobre las impresiones de los embajadores extranjeros (junto con su sequito y familiares) acerca de la sociedad otomana y creo que a raíz de tu artículo voy a comenzar a leerla, un saludo desde esta gélida Estambul 🙂