Futuro Pasado > Literatura > Literatura y lenguaje > El miedo de Javier Marías a internet

El miedo de Javier Marías a internet

Un mundo editorial obsoleto llega a su fin.

¿Qué tendrá internet que es capaz de obnubilar las mentes más preclaras? Tengo a Javier Marías por un hombre inteligente, me lo ha demostrado semana a semana en sus artículos, haciendo agudas críticas a la corrección política y poniendo en tela de juicio numerosos tópicos y verdades comúnmente aceptadas. Además, desaparecido Umbral, creo que es el mejor escritor español contemporáneo.

Pero la inteligencia y la agudeza de Javier Marías desaparecen (no así, por fortuna, su talento literario) cuando aborda -y lo ha hecho ya en varias ocasiones- temas relacionados con la red. Marías dice auténticas barbaridades sobre un medio que evidentemente no conoce (su blog no lo mantiene, por supuesto, él, sino una seguidora llamada Montse). Ha confesado que su único contacto con la red tuvo lugar durante unos pocos días en que, estando fuera de su casa, se vio obligado a usar un ordenador para poder escribir, aprovechando esa oportunidad para navegar y “darse un paseo” por los blogs. Esa única experiencia le motivó para publicar un artículo descalificando a los bloggers, que es como descalificar a todos los escritores después de leer una novela y sólo una novela de, digamos, Vizcaíno Casas.

Entiendo que Marías está asustado. Se ve venir el fin de un mundo en el que él es un privilegiado, mimado por lectores, editores y críticos. Para quienes están cómodamente ahí establecidos, debe dar miedo que cualquiera pueda escribir y, de forma instantánea, tener la posibilidad de ser leído en la red, sin someterse previamente al juicio de quienes detentan el poder de publicar. Más aún, con editoriales como Lulu o Bubok, cualquiera puede ver su obra impresa en papel y distribuida por internet. Toda una amenaza.

¿Por qué no habla Marías de algo que él conoce bien, como la falta de ética de muchas editoriales, que engañan a los escritores y les liquidan lo que quieren? ¿Por qué no cuenta que muchos editores publican sólo a los escritores amigos de toda la vida, ignorando a cualquier escritor novel por muy bueno que pueda ser? ¿Por qué no explica que la mayor parte de los premios literarios organizados por editoriales son sencillamente un fraude? ¿No se da cuenta Javier Marías de que el universo que él habita está derrumbándose por su propia podredumbre?

Es por razones como ésas y por la incapacidad de las editoriales para adaptarse a las nuevas tecnologías -y no por culpa de los internautas- que el mundo en que Marías ha vivido hasta ahora está llegando a su final.

Etiquetado con: ,
2 Comentarios en “El miedo de Javier Marías a internet
  1. Bernardo dice:

    ¡Qué peligro tiene el endiosamiento, y qué facilmente podemos caer en él!
    Hay tantos aduladores para inducirnos al error.
    Yo valoro la humildad como un gran valor, que no está reñido con la expreión libre de la propia opinión.
    Algunos, como Javier Marías miran con altanería lo que no conocen.

  2. Rebeca Ruiz dice:

    Vaya por delante que Marías me enamoró con «Corazón tan blanco» cuando iba al instituto (de eso hace ya más de diez años), pero todo lo que ha hecho desde entonces ha ido disminuyendo en calidad con el tiempo: novelas autorreferenciales para llamar la atención, artículos de opinión facilones en su columna. Y él sabe que se le han acabado las ideas aunque no quiere admitirlo. Por eso se refugia en la Torre de Marfil de su columna semanal y compadrea con Arturo Pérez-Reverte, reconocido xenófobo machista al que nunca le discute una aseveración por bárbara que sea.

    Pérez-Reverte en uno de sus numerosos artículos de ensalzamiento de la xenofobia, con J.M. como personaje secundario:
    http://xlsemanal.finanzas.com/web/firma.php?id_edicion=3627&id_firma=7590

    Parodia en Muchachada Nui sobre la relación entre ambos personajes:
    http://www.youtube.com/watch?v=AxbuXCPmvoU&feature=PlayList&p=2BD8DB4B857414F5&playnext=1&playnext_from=PL&index=1

    Javier Marías, en cambio, suele ser más sutil -o con menos habilidad para la crueldad verbal, que no sé yo si esa sutileza es deliberada o no- que su carpetovetónico amigo. Sus diatribas suelen limitarse a una queja por lo «políticamente incorrecto» y cuatro generalidades más. Para muestra, un botón:
    http://iabogado.com/2005/02/en-el-pas-de-los-xenfobos-javier-maras.cfm

    ¿Que por qué suelto todo esto? Pues muy sencillo: internet es quizá el invento más trascendental desde la imprenta de Gutenberg porque contribuye a democratizar el acceso a la información y la cultura. Y eso a Marías le pone muy nervioso.