Futuro Pasado > Historia > Personajes > Mujeres singulares > Lady Hester Stanhope

Lady Hester Stanhope

“El sueño de la vida de Lady Hester fue el poder y el mando”

Lady Hester Stanhope
Foto: Wikipedia

Lady Hester Lucy Stanhope (1776-1839) era la sobrina del primer ministro británico William Pitt. Estuvo al frente de su casa -ya que su tío era un solterón-, haciendo las veces de anfitriona y recibiendo a sus numerosos invitados. Adquirió fama en la alta sociedad británica de ser una excelente relaciones públicas. Cuando Pitt falleció repentinamente, Lady Hester pasó a percibir una pensión vitalicia, pero su vida en Londres se tornó aburrida al perder las relaciones con los principales políticos del partido tory y, tras la muerte de su hermano, se trasladó a vivir a Gales. Para entonces sus padres ya no vivían. Su madre había fallecido cuando ella contaba tan solo cuatro años.

Según parece una decepción amorosa fue la causa de que a los 33 años emprendiera su primer viaje en barco a Grecia. Nunca más volvería a Inglaterra. Se dice que en Atenas el mismísimo Lord Byron se arrojó al agua y fue nadando a conocerla.

Después de Atenas fue a Constantinopla y desde allí emprendió viaje a El Cairo, pero el barco naufragó en una tempestad y fue a parar a la isla de Rodas. Lady Hester había perdido todas sus ropas y allí la ofrecieron vestidos de mujer turca, pero dicho atuendo incluía el velo y ella se negó a usarlo y decidió vestirse de hombre, con chilaba, turbante y babuchas. La experiencia le gustó y al llegar a El Cairo adquirió una indumentaria masculina compuesta por un traje púrpura de terciopelo, pantalones bordados, chaleco, chaquetilla, silla de montar y sable. Imaginen la cara del Pachá cuando recibió la visita de una mujer, cuya estatura estaba cercana a un metro ochenta, vestida de esta guisa.

Partió a recorrer Oriente Medio, donde fue recibida con mezcla de respeto y temor por varios jeques. Se negó a llevar velo incluso en Damasco, ciudad entonces conocida por ser lo que hoy llamaríamos integrista, por cuyas calles se paseó, jugándose el físico, a caballo y vestida de hombre. Muchos la tomaban por un joven turco. Poco quedaba ya de la dama inglesa que fue. En Jerusalén la recibió el gobernador y las puertas del Santo Sepulcro se abrieron especialmente para ella.

Desafiando tribus de beduinos hostiles -a los que finalmente utilizó de escolta- Lady Hester atravesó el desierto al frente de una caravana de camellos y llegó a la ciudad de Palmira en 1813. Allí fue recibida como si fuese la reencarnación de Zenobia, una mítica reina de la ciudad. En esa época empezó a decir que había escuchado varias profecías que la señalaban como predestinada para ser la prometida de un nuevo mesías. Es dudoso que ella misma lo creyera, pero este rumor le hizo ganarse el respeto de las gentes de la zona, que empezaron a llamarla Reina Hester.

Palmira
Las ruinas de Palmira. Foto: Wikipedia

Cansada de vagar se asentó en el monasterio abandonado de Mar Elías, cerca de Sidón, en Líbano. Allí organizó su propia vivienda al estilo turco con un jardín. Se ganó la enemistad del emir Bashir II por dar asilo a los refugiados drusos y de otros clanes, víctimas de las luchas internas. Su autoridad se expandió por los territorios circundantes y adquirió suficiente poder como para que Ibrahim Pachá solicitara su neutralidad antes de invadir Siria en 1832. Había logrado convertirse en poco menos que una jefa de estado. Los beduinos creían que ella poseía extraños poderes.

Organizó una expedición para encontrar el tesoro perdido de la ciudad de Ascalón, con intención de que el gobierno británico se la financiase, pero esto no sucedió y al fracasar la búsqueda del tesoro, se encontró llena de deudas. La circunstancia de su ruina y la muerte de su mejor amiga la sumieron en la depresión y decidió trasladarse a otro monasterio todavía más lejano, en Djoun.

Allí dilapidó el escaso dinero que la quedaba y cuando no pudo pagar a sus sirvientes estos empezaron a llevarse sus pertenencias. Enfermó, su carácter empezó a agriarse y desarrolló algunas manías, como recibir a las visitas en la oscuridad, afeitarse la cabeza y vivir rodeada de cuarenta gatos. Falleció el 23 de junio de 1839 y cuando el cónsul británico llegó para arreglar los papeles encontró sus aposentos llenos de trastos y cacharros inútiles.

Algunos años después de su muerte se publicaron tres volúmenes con la biografía de Lady Hester Stanhope, escritos en 1845 por su médico el Dr. Charles Meryon, que la había acompañado en muchos de sus viajes.

“El sueño de la vida de Lady Hester fue el poder y el mando, y la cuestión era que no podía acceder ni al uno ni al otro. Se veía excluida, por su sexo, de virreinatos y gobernaciones: tenía el genio de un héroe, pero no podía mandar flotas ni ejércitos, ni presidir consejos de Estado” (Dr. Charles Meryon)

Más sobre Lady Hester en Clío:
http://www.cliorevista.wanadoo.es/clio/reportajes/961_1.html

Etiquetado con: , ,
14 Comentarios en “Lady Hester Stanhope
  1. Aura dice:

    Me seducen mucho este tipo de aventureras.
    Precisamente ayer leía sobre Amelia B. Edwards: mujer singular que luchó para frenar el expolio de obras de arte de Egipto y que fundó la Egypt Exploration Fund. Su literatura era una mezcla de libros de viajes y arqueología, ¡y además escribía historias fantásticas! Me tiene entusiasmada.

    Ay, que no hubiera dado yo por ir vestida como Lady Hester…

  2. Bueno, Aura, nada te impide vestirte de musulmán y salir a recorrer las calles de nuestras ciudades ¡Sería toda una aventura! 😀

  3. Peré Juliá dice:

    Como siempre, es un verdadero placer leer artículos como este, tu ya sabes cuánto me interesa el orientalismo y de verdad que es estupendo descubrir nuevas facetas sobre el mismo y biografias sobre personajes tan interesantes en tu bitácora…una de mis pasiones es la lectura de relatos de viajes por el Oriente Medio del periodo otomano no en vano…aunque no venga al caso,siempre me pregunto que hubiera pasado si se hubiese escuchado las recomendaciones de Thomas Edward Lawrence tras la revuelta árabe bajo la soberanía otomana…muchos conflictos de hoy en día no existirían…un abrazo 😉

  4. En efecto, como es costumbre en los políticos, aplicaron criterios de egoísmo, cortos de vista, en lugar de escuchar a alguien como Lawrence, que conocía muy bien la región y sus habitantes.

    Un abrazo

  5. El Enigma dice:

    Increible, hay vidas sencillamente que esperan ser sacadas a la luz en la oscuridad de la ignorancia general.

    Saludos

    El Enigma
    Nox atra cava circumvolat umbra

  6. Vailima dice:

    Una vida movidita y peculiar donde las haya. Hermosa historia. Muy interesante. gracias.

  7. En blog hay un MEME para tí…

  8. chocoadicta dice:

    Ya leí sobre ella en Clio, me gusta esa revista de historia… Una mujer impresionante, y una increible vida…

  9. Haplo dice:

    ¡Ah que buena historia! Una novela sobre su vida no caería nada mal, mientras me entretendré con lo que haya en Clío

  10. Monica dice:

    Hola,

    Si os interesa el mundo oriental y os atraen las biografías bien documentadas y escritas, creo que os gustará “Damas de Oriente”, de Cristina Mórato. A mí me está encantando…

    Disfrutad,

    Morocha

  11. maria jose blanco dice:

    sabes tengo muchas aventuras parecidas te quierop..

  12. Mark Guscin dice:

    Sé que es un poco atrevido, pero una biografía mía de Lady Hester Stanhope acaba de salir (con prólogo del Ministro de Cultura), publicada por Arenas SA (La Coruña).

  13. Blanca Andreu dice:

    Quería decir que acabo de terminar el libro de Mark Guscin “Lady Hester Stanhope (1776-1839 ) y que merece la pena. Además de la amenidad y de la concatenación de numerosísimas anécdotas a cual más jugosa- no sólo de Lady Hester sino de su padre, su tío William Pitt el Joven, sus amantes, su médico, su vida en Siria, su mundo, en suma-es interesante ver cómo el biografo destruye más de un tópico en torno a la vida de esta mujer para descubrir debajo del tópico algo mucho más singular todavía.

    Es, en resumidas cuentas, un libro que se lee solo, sin esfuerzo y disfrutando cada una de sus páginas.

  14. Blanca Andreu dice:

    Hay un error en la fecha que aparece en mi mensaje. En realidad hoy estamos a 27 de agosto del 2009