Arte > Música > La lista negra de rockeros en la URSS

La lista negra de rockeros en la URSS

Grupos censurados o mal vistos en la Ucrania soviética.

Donna Summer
Donna inquietaba a los carcamales dirigentes de la Unión Soviética

En enero de 1985, el Secretario del ala de la juventud del Partido Comunista en Ucrania envió una circular secreta a sus comités locales, incluyendo una relación de 38 grupos extranjeros ideológicamente dañinos. La información se proporcionaba, según constaba en la propia circular, con el fin de intensificar el control de las actividades en las discotecas.

Entre los elementos peligrosos había gente tan variada como Village People, Black Sabbath y Tina Turner. Aunque la lista se calificó de “aproximada”, contenía cargos concretos contra cada grupo. Con la notable excepción de Pink Floyd, sólo unos pocos fueron acusados de propaganda antisoviética. En cambio, Donna Summer y Tina Turner estaban mal vistas por promover el erotismo y el sexo; y Village People, la homosexualidad. Canned Heat fueron etiquetados de violentos, así como B-52s, Black Sabbath y The Clash. Black Sabbath eran además peligrosos por su oscurantismo religioso. Parece que la circular no tuvo mucho efecto.

Alexei Yurchak

Todo esto se cuenta en el libro de Alexei Yurchak Everything Was Forever, Until It Was No More (que debe significar algo así como “Todo era para siempre, hasta que dejó de serlo”), un intento de entender por qué la anterior generación soviética, que nunca esperó que cayera el comunismo, se quedó imperturbable cuando la caída realmente se produjo. (http://blc.berkeley.edu/Yurchak__Hegemony_of_form.pdf)

Vía: http://arts.guardian.co.uk/features/story/0,,1785230,00.html

Etiquetado con: , , , ,
2 Comentarios en “La lista negra de rockeros en la URSS
  1. noemi dice:

    Qué terrible vivir en ese ambiente de paranoia, delirios de persecución y vetos.

    Un abrazo, Brujo.

  2. Ricardo dice:

    Con esos criterios no sorprende que el pueblo ruso permaneciera imperturbable ante la caída del comunismo. Las letras de esos grupos, comparados con muchos de los nuevos, palidecen ante la libertad de expresión actual de su lírica. Y Donna Summer y Tina Turner, aunque no han sido igualadas en sensualidad, se quedan en monjas de convento junto a las nuevas cantantes, que a falta de voz, enseñan, para vender sus discos.

    Abrazos.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE