FUTURO PASADO > Ciencia > Ciencia y técnica > El bote de remos aéreo

El bote de remos aéreo

El Man-Angel, un invento que no pasó a la historia.

Alva Reynolds

Foto: The Aerodrome Forum

La revista Alrededor del Mundo de 12 de octubre de 1905 nos informa de uno de los inventos más recientes y prometedores del momento. El californiano Alva Reynolds ha creado un globo aerostático que funciona de forma similar a un bote de remos.

“Se trata de un globo en forma de cigarro, con el ecuador más próximo que de ordinario a uno de los extremos, y del cual hay suspendida una ligera armazón en forma de barquilla, con un asiento para el aeronauta. Este hace subir o bajar el aparato y lo pone en marcha en la dirección deseada, por medio de dos remos, construidos poco más o menos como las aspas de los molinos de viento y manejados como los remos de un bote.”

El globo tenía once metros de largo por cuatro y medio de diámetro máximo. El giro se lograba igual que cuando se rema en el agua impulsando un remo adelante y otro hacia atrás.

Alva Reynolds

Foto: Alrededor del Mundo

La diferencia entre el peso que el globo podía levantar y el del aeronauta debía ser de quinientos gramos, de forma que cuando el ocupante remaba el globo se elevaba y cuando detenía los remos, descendía suavemente. Para levantar a una persona de 75 kilos se necesitaban setenta metros cúbicos de gas.

Más de cien personas, ninguna de ellas experta aeronauta, navegaron en aquel globo con suma facilidad y, según nos explica el artículo, incluso podía manejarlo una señorita.

El inconveniente de este aparato era que solo alcanzaba una velocidad de ocho o nueve kilómetros por hora, dependiendo de la fuerza del remero. Eso sí, barato salía, puesto que solo costaba 150 duros de la época.

Alva Reynolds

Foto: The Aerodrome Forum

Alva Reynolds, que en realidad fue un inventor serio, confiaba en su artefacto. En 1906 propuso organizar una carrera de su Man-Angel, como lo había bautizado, contra un automóvil desde Los Ángeles a Pomona con una apuesta de 1.000 dólares. Finalmente no llegó a celebrarse por falta de gas de calidad para el globo.

Reynolds pretendía construir otro modelo con capacidad para seis personas y que pudiese navegar a más de cuarenta kilómetros por hora. No hay noticias de que lo consiguiera.

Etiquetado con: , ,