FUTURO PASADO > Literatura > Lecturas > Alberto Ávila Salazar: Iluminada

Alberto Ávila Salazar: Iluminada

La historia de una mujer transformada por una visión.

Alberto Ávila Salazar: Iluminada

Alberto Ávila Salazar: Iluminada (Eolas Ediciones)

Iluminada, tercera novela de Alberto Ávila Salazar, tras la exitosa Lo que dicen los dioses, cuenta la historia de una mujer, Clara, que aparece de forma intermitente en la vida de Alberto, el narrador, el cual va construyendo la vida de ella a partir de esas apariciones.

Clara, antigua compañera de clase de Alberto en la Facultad de Derecho, es una abogada que ejerce con brillantez su profesión hasta que un día, a los 34 años, sin razón alguna y de forma espontánea, se transforma en una “iluminada”, es decir, alcanza a conocer la verdad del universo. Esta experiencia solo le servirá para terminar en el psiquiatra y ser diagnosticada como enferma mental. Ella considera a Alberto como la única persona capaz de comprender algo su situación.

Como en su primera novela Todo lo que se ve, que mezclaba la narrativa con otros géneros, el autor no se conforma con contar una historia, ya que esta Iluminada tiene mucho de reflexión sobre ella misma y sobre la literatura en general. Estamos ante una metanovela, en la que el personaje de Clara se crea a sí mismo durante sus conversaciones con el narrador (identificado con el autor).

Podemos encontrar numerosos referentes en la literatura española. Por ejemplo, en Niebla, de Unamuno, el protagonista, Augusto Pérez, se presenta en casa del escritor en busca de una explicación de su propia existencia, pero no consigue sino constatar que su vida de personaje de ficción está en manos del autor que le ha creado. En Fragmentos de apocalipsis, de Gonzalo Torrente Ballester, un personaje habla con el narrador para sugerirle algunos cambios en el texto. Javier Marías publicó una ¿novela?, Negra espalda del tiempo, basada en sucesos (supuestamente reales) acontecidos alrededor de la escritura y publicación de su célebre Todas las almas.

En Iluminada el lector asiste al mismo tiempo al desarrollo de la vida de Clara y a la construcción del personaje, a la narración de una historia y a su making off, por emplear el término cinematográfico. La propia novela nos cuenta su gestación, la razón de su propia existencia, nos muestra sus entrañas de forma casi obscena, como la foto que Clara envía por Whatsapp a Alberto. Paralelamente, el escritor/narrador nos habla de su propia experiencia vital en los intervalos entre las apariciones de la chica.

Iluminada es una obra autorreferencial que nos lleva al lugar en el que nace la literatura y sin embargo, a diferencia de otras obras de las mismas características, no hay en ella complejidades intelectuales ni juegos literarios gratuitos y la novela se lee con la misma facilidad que un best-seller. Para el lector, el hecho de que Clara -con otro nombre- exista o no, es lo de menos. Es un personaje que exige al autor que le dé vida y que su historia sea contada.

Alberto Ávila Salazar se desenvuelve a las mil maravillas en el resbaladizo terreno de la experimentación y la mezcla de géneros. Hay que agradecerle ser uno de esos escritores que abre los caminos que en un futuro recorrerá la literatura. O no. El tiempo lo dirá.

Etiquetado con: , ,