FUTURO PASADO > Culturas del mundo > Asia y Oriente > Japón > El castillo de Hikone

El castillo de Hikone

Castillo de Hikone

El castillo de Hikone es el monumento histórico más famoso de la ciudad del mismo nombre, Hikone (v. google maps), prefectura de Shiga, Japón. Este castillo del período Edo tiene su origen en 1603, año en que Li Naokatsu, hijo del daimyo anterior Li Naomasa, ordenó su construcción.

Castillo de Hikone

La torre principal fue construida originalmente en 1575, como parte del castillo de Otsu, y trasladada a Hikone por Li. Fue terminado en 1622. Durante este período de tiempo, las tierras de Naokatsu habían sido tomadas por el shogunato Tokugawa, y cuando su hermano Naotake asumió el control de los alrededores de la provincia de Omi, pudo terminar el castillo aprovechando las piedras del castillo de Sawayama.

Castillo de Hikone

Al comienzo de la era Meiji, en 1868, se planeó el desmantelamiento de muchos castillos y solamente una petición del mismísimo emperador, mientras viajaba por la región, mantuvo el castillo de Hikone intacto.

Sigue siendo hoy uno de los castillos más viejos de Japón y fue nombrado “tesoro nacional” por el gobierno nipón en 1952.

Fuente: traducción libre de la Wikipedia

Fotos en Wikimedia Commons

Más sobre este castillo en Nipponia

Castillo de Hikone

Parecidos:
Museo de Arte de los Tokugawa
Puente de Anji o Zhaozhou
La pagoda de madera de Yingxian

3 Comentarios en “El castillo de Hikone
  1. Kore dice:

    Que bonito! Me parece curioso. Según leí hace tiempo se supone que los orientales no ponen mucha énfasis en la restauración de los monumentos porque consideran que es un proceso natural…igual no tiene que ver pero me he acordado ahora 😀

    Me ha encantado, gracias brujo!

  2. Aura dice:

    Que castillo más precioso. No sirve para ambientar una película de terror gótica, per igualmente es una maravilla.
    Bueno, ¿por qué no? 🙂

  3. Azul dice:

    Qué maravilla de fotos y de post… sobre todo me quedo con la posibilidad de dejar huellas que trasciendan los siglos y, con ellas, dejar mensajes indescriptibles al porvenir…

    Un bessote, Bruji