Futuro Pasado > Historia > Personajes > Mujeres singulares > Carla Serena, una italiana en el Cáucaso

Carla Serena, una italiana en el Cáucaso

Según se recoge en el nº 48 de la revista La Ilustración Española y Americana (1880)

Carla Serena
Imagen de La Ilustración Española y Americana

Caroline Hartog Morgensthein nació en Bélgica (en fecha que no he podido determinar, pero debió ser entre 1820 y 1822). Adquirió la nacionalidad italiana al casarse con Leone Serena, un patriota seguidor de las ideas de Daniele Manin, Nicolò Tommaso y Giuseppe Mazzini, y fijó su residencia en Venecia. Cuando su esposo tuvo que exiliarse por razones políticas en 1849, le acompañó a vivir a Inglaterra. Allí alternó con la alta sociedad londinense y con artistas e intelectuales. Tuvo cinco hijos. Así transcurrió su existencia hasta los 50 años, edad a la que comienza a escribir artículos para diarios y revistas, que firma como Carla Serena. Es entonces cuando empieza a hacer méritos para formar parte de nuestra galería de mujeres singulares.

Su nuevo oficio de periodista la lleva a empezar sus viajes, primero a Viena y Estocolmo, y más adelante a San Petersburgo, Turquía y Oriente Medio. Por todos los lugares por donde pasa va fijándose en las condiciones de vida de las mujeres. Se convierte en la primera europea en explorar el Cáucaso, lo que la lleva tres años. Desde ahí llega a Persia, donde los rusos la acusan de ser espía de Inglaterra. Era la época del Gran Juego entre rusos e ingleses.

Más tarde recorre Europa, dando conferencias sobre sus viajes. El 21 de diciembre de 1880 habla en la Sociedad Geográfica de Madrid. En el nº 48 de la revista La Ilustración Española y Americana, de 30 de diciembre de 1880, E. Martínez de Velasco firma una crónica del acontecimiento, que les transcribo seguidamente. He respetado la ortografía y sintaxis empleadas en aquella época (aunque tal como andamos, supongo que más de uno no notará la diferencia) y he añadido unas notas al pie.

Signora Carla Serena, viajera italiana

En la noche del 21 del que fina se verificó en esta córte un acontecimiento, del cual conservarán gratísimo recuerdo durante muchos años las personas que tuvieron la suerte de presenciarle: una intrépida viajera que ha recorrido en el espacio de ocho años casi todos los países del mundo antiguo, presentóse ante la Sociedad Geográfica de Madrid (1) á dar una conferencia sobre el carácter, costumbres, leyes y organizacion de los pueblos que ha visitado, con el noble objeto de suministrar á la ciencia el resultado de sus estudios.

Reunióse la Sociedad, bajo la presidencia del Sr. Cánovas del Castillo (2), en el severo y elegante salon de sesiones de la Academia de la Historia, y apareció en breve ante la numerosa y distinguida concurrencia que ocupaba todos los escaños la signora Carla Serena, cuyo es el retrato que figura en la pág. 408 (3): es una elegante dama, joven todavía y bella, cuya penetrante mirada revela claramente su talento y tambien su gran fuerza de voluntad.

Abierta la sesión, el Vice-presidente de la misma Sociedad Geográfica, Sr. Saavedra (4), presentó a la intrépida viajera con galantes frases, dándole el parabien por su feliz llegada a esta corte, y las gracias más sinceras por dignarse referir la historia de sus viajes, y enseguida la Sra. Serena empezó á hacer uso de la palabra en correcto idioma frances, con ligero y gracioso acento italiano, casi diriamos latino.

Poseemos curiosos y exactos apuntes relativos á la conferencia, que fué en realidad una variada sucesion de interesantes episodios, de atinadas observaciones, de ricos datos para la ciencia geográfica.

Dió principio a sus viajes en 1873, visitando la Exposicion de Viena, con cuyo motivo escribió sus Lettres d’Autriche, que el Emperador Francisco José aceptó para su biblioteca particular; en 1874 fué á Stokolmo, donde el rey Oscar II la acogió con singular proteccion, trazándole por su mano un itinerario a través de Suecia y Noruega y dándole cartas de recomendacion, y el resultado fueron sus bellas Lettres Scandinaves, por las cuales mereció la medalla de oro de la Sociedad Litteris et Artibus; visitó enseguida la Rusia, la Turquía, el Egipto, la Tierra Santa, la Siria, el Líbano y la Grecia, siendo acogida afectuosamente por el rey Jorge, y nombrada miembro honorario del Syllogus, asociación para la enseñanza de las mujeres, y para la cual escribió las Lettres Helleniques.

Pasó después al Cáucaso, donde permaneció durante dos años, estudiando el carácter y las costumbres de las tribus más fieras y remotas de las comarcas del mar Caspio y del mar Negro; sorprendiéndola la guerra turco-rusa (5) en aquel país, llevó a cabo grandes actos de valor y abnegacion, que le valieron los más entusiastas plácemes del emperador Alejandro II y del Gran Duque Miguel; cayó enferma en Bakan, y no pudiendo regresar á su país, siguió el consejo, que la dieron, de dirigirse á Persia, llegando a Teheran y permaneciendo allí el invierno por causa de las nieves, hasta regresar por el litoral del Caspio y el Volga; penetró en la comarca de los kalmukos, hospedandose en casa del Lama ó gran sacerdote, quien le dió su bendición, y luégo bajo las tiendas de los baudistas, y en un seminario de hermanos moravos, en Sarepta; regresó á Moscou y visitó al Emperador de Rusia, y pasó luégo á Viena, donde recibió el diploma de miembro corresponsal de la Sociedad de Geografía, así como á París, en cuya Asociacion de Geografía dió una conferencia, que le valió tambien el título de miembro corresponsal; invitada, por último, al Congreso antropológico de Lisboa, ha visitado Portugal y muchas ciudades de España, llegando á Madrid pocos días hace, y habiendo sido recibida afectuosamente por Sus Majestades los Reyes (6).

La Sra. Serena, al terminar su brillante peroracion, fué aplaudida con entusiasmo por la distinguida concurrencia que la habia escuchado, y el Sr. Cánovas del Castillo, pronunciando un elocuente discurso, como todos los suyos, felicitó a la intrépida viajera por su ilustración y su elocuencia, é hizo votos por su felicidad y ventura.

Al terminar el acto solemne, el digno Presidente entregó a la disertante un precioso ramo de flores y el título de miembro corresponsal honorario de la Sociedad Geográfica de Madrid.

Ocúpase la Sra. Serena en escribir la relación de sus viajes: dentro de breve plazo dará á la luz pública, en París, un tomo de recuerdos personales, á modo de introducción de aquélla, titulado De la Baltique á la Caspienne, y el segundo, Une Européenne en Persie, se publicará también ántes de Marzo próximo.

(1) Hoy día es la Real Sociedad Geográfica
(2) D. Antonio Cánovas del Castillo
(3) Es el retrato que encabeza este artículo
(4) Se trata de D. Eduardo Saavedra
(5) Guerra Ruso-Turca de 1877–1878
(6) Alfonso XII y María Cristina

—–
Este artículo está bajo Licencia Copyleft de Creative Commons. Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.0. Puede ser reproducido libremente sin fines comerciales y citando su procedencia, es decir, puedes copiarlo, pero no plagiarlo.

Etiquetado con: , ,
3 Comentarios en “Carla Serena, una italiana en el Cáucaso
  1. Aura dice:

    Me ha encantado el artículo. Era una pionera. Me dan ganas de liarme la manta a la cabeza…

    Y si aceptas ideas para tu galería, lee un poco sobre la escritora y viajera Lee Vernon, de la que hablé en mi blog citando una de sus historias de terror. Creo que te gustará 😉

  2. Raquel dice:

    Hola, soy una periodista de Madrid y me ha encantado tu blog y sobre todo esto último que has hecho. Muy interesante la historia de Caroline. Me encantaría que tú también visitaras el mio para ver que te parece: http://www.alfinaldetucamino.blogspot.com 1 besazo