Futuro Pasado > Culturas del mundo > Africa > Sahara, una odisea en el desierto

Sahara, una odisea en el desierto

DVD de National Geographic.

tuareg
Ultimas oraciones antes de adentrarse en el desierto.

En los próximos días voy a comentar algunos documentales de National Geographic, que me he comprado en DVD por poquito dinero en un VIPS.

Sahara, una odisea en el desierto nos narra la historia de Adam, un niño tuareg que inicia por primera vez en su vida la aventura de atravesar el desierto en una caravana de camellos. La familia de Adam vive en Timia (Níger) Se dedican a la agricultura, actividad inapropiada para el noble pueblo tuareg, pero en estos tiempos es su forma de sobrevivir.

El viaje recorrerá 2.500 km, durará seis meses y su objetivo es comprar sal en la ciudad de Bilma para venderla en los mercados del sur. La sal es, junto con el agua, el bien más apreciado en las áreas desérticas. Los camellos más veteranos, que ya han pasado las penurias del desierto, saben lo que les espera y se resisten a formar parte de la comitiva, incluso cuando los hombres azules les ofrecen una pizca de tabaco.

Camellos
Adam en el peligroso viaje.

La caravana, compuesta por quince hombres y ciento cincuenta camellos, se pone en marcha desde Timia hasta Bilma, guiándose por el sol y las estrellas y haciendo etapas, entre pozo y pozo, de cinco días, que es lo que los camellos aguantan sin beber.

En las rocas que afloran en las arenas del Sahara pueden verse grabados de 7.000 años de antigüedad, hechos en una época en que la zona era una pradera rica en vegetación.

Al llegar a Bilma, se produce el inevitable ritual del regateo en la compra de la sal. Una vez adquirida ésta, los tuareg cargan sus camellos y entran en una desigual competencia con los camioneros que se dedican al mismo negocio. Finalmente venden su mercancía en el sur y Adam aprende la lengua de aquel país, para cuando su padre sea anciano encargarse él de las operaciones comerciales.

tuareg
Regateo en el mercado de la sal.

Al regreso, tanto si el viaje ha tenido éxito como si no, los tuareg se paran a orar en las ruinas de lo que fuera una mezquita del desierto, de la que hoy quedan apenas un montón de piedras. A la vuelta a Timia los hombres se reunirán nuevamente con sus mujeres y Adam tendrá ocasión de relatar sus aventuras a los más pequeños.

Etiquetado con: , ,